Pasión por el trabajo

Entrevistas
Typography
TAPVS es la unidad de verificación con mayor experiencia y prestigio, con el mayor número de registros ante la Cofepris, al cumplir con los más altos estándares de calidad y efectividad, para obtener en un tiempo óptimo los registros sanitarios para medicamentos y dispositivos médicos

"La conceptualización de TAPVS inició en 2011. Es una empresa que se creó durante el proceso para la predictaminación de los medicamentos y dispositivos médicos. Somos una Unidad de Verificación Autorizada por la Secretaría de Salud para emitir dictámenes respecto del cumplimiento de requisitos establecidos por la Secretaría Salud (SSa) o en las normas legales correspondientes a fin de obtener una autorización sanitaria”, señala en entrevista Cristina Viruega, directora general de TAPVS.

Y continúa: “Somos la unidad de verificación con mayor experiencia y prestigio, con el mayor número de registros ante la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris), al cumplir con los más altos estándares de calidad y efectividad, para obtener en un tiempo óptimo los registros sanitarios para medicamentos y dispositivos médicos”.

Asimismo, dice Viruega: “Somos el tercero autorizado que integra, con mayor confiabilidad a su gama de servicios, la realización de visitas de verificación a establecimientos dedicados al proceso de medicamentos y fármacos”.

La clave del éxito
Todo lo anterior, destaca, “es la diferencia desde el nacimiento de la empresa, que siempre ha sido una clave de éxito en la empresa. Nosotros nos adecuamos a las necesidades de la Cofepris, por supuesto”.

La directora general dice: “Nacimos desde 2011, pasamos el proceso de la certificación en lo que se llama la primera generación de terceros autorizados y obtuvimos nuestra autorización en enero de 2012, que también fue el año de inicio de operaciones”.

“Como fuimos la primera generación de este tipo de terceros autorizados, creamos nuevas medidas o procedimientos que la autoridad después implementó. Es decir, nosotros se lo presentamos a la Cofepris y la agencia sanitaria tomó algunas de nuestras ideas para implementar el esquema de los terceros autorizados”, detalla.

Semáforo en verde
En el nacimiento de la empresa, rememora, “tuvimos una visita de parte de la Cámara Nacional de la Industria Farmacéutica (Canifarma), que nos hizo una auditoría a todos los terceros de esa primera generación y nos calificó con semáforos en verde, amarillo y rojo, según el parámetro que ellos establecieron. Por fortuna, nosotros recibimos semáforo en verde (fuimos los únicos con esta calificación) por todas la medidas que habíamos implementado. Algo que nos ha caracterizado es que innovamos en todo momento y buscamos qué necesitan nuestros clientes, los que vienen detrás de nosotros y somos una referencia”.

Después de pasar ese proceso, puntualiza, “se lanzó en marzo y abril de 2012 y terminamos la dictaminación, pero la Cofepris todavía acomodaba algunos aspectos que quizás no se ven, pero que no son tan sencillos de hacer de la noche a la mañana”.

Entonces, comenta, “luego de todos esos ajustes de la agencia sanitaria, llevamos a cabo nuestro primer informe técnico y lo presentamos a la Cofepris. Con mucho orgullo puedo presumir que obtuvimos una resolución en un tiempo súper record –se trataba de una modificación técnica- y no tuvimos ninguna observación de la autoridad”.

Luego de ello, recuerda, TAPVS tenía ya su primer registro y así empezó su andar por el mundo de los terceros autorizados. “Hoy tenemos más de 1,800 trámites recibidos y más de 1,000 informes técnicos favorables entregados”, enfatiza.

Y reitera: “Así nacimos y, después, los terceros entendimos mejor el negocio, las reglas, los procesos y ajustamos a nivel interno; hemos aprendido sobre nuestras áreas de oportunidad y hemos mejorado”.

 

Cristina Viruega 2Apoyo a la eficiencia
Con la Cofepris, relata, la relación es estupenda. “Hemos tenido un gran apoyo a los terceros, sobre todo del comisionado federal Mikel Arriola. Sin duda, ha sido un acierto no sólo en la implementación del sistema sino de las personas que se han designado para los puestos clave, porque apoyan y entienden que los temas de terceros no somos una solución a un rezago, sino un apoyo a la eficiencia”.

Y dice: “Nosotros nacemos desde la Ley General de Salud de 1993, donde se incluyó la actividad de primeros autorizados y, desde ese entonces, se visualizaron como una forma de que la comisión, la agencia o la propia SSa, pudiera ampliar la cobertura. La Cofepris nos ha apoyado mucho en el esquema y ha caminado junto con nosotros para descubrir por dónde podemos actuar”.

Viruega es enfática al decir: “Mikel Arriola ha sido un parteaguas. Hay una Cofepris antes y otra después de su llegada. Hemos aprendido que la homologación de criterios con la autoridad es fundamental y ahora sabemos que hay muchas formas de trabajar de manera correcta con la Cofepris que nos han dado muy buenos resultados y todo está en la comunicación”.

Apasionados de verdad
La verdad, abunda, “es que todo reside en la comunicación entre los clientes y nosotros, y entre nosotros y la Cofepris. Hemos aprendido también que debemos planear todos, incluso la propia comisión para destinar los recursos y dar las respuestas que se requieren. Nuestros propios clientes han ido caminado junto con nosotros. Así, sabemos cuál es la forma de trabajo más adecuada para ellos y cuál es la que da mejores resultados a la autoridad. Es un reto que hemos tenido y que además nos apasiona, y otra de las características de todo el personal que laboramos en esta empresa es que somos muy apasionados en nuestro trabajo”.

La directora refiere que “cuando nuestros clientes obtienen un registro sanitario nos da mucho gusto y lo festejamos como si fuéramos el propio laboratorio; hay productos que, de hecho, al momento de verlos en el mercado o al consumirlos, nos llenamos de orgullo porque sabemos que hoy la población consume productos de calidad y contribuimos a que ese producto esté en el mercado. Estamos muy adentrados en la mejora, nos gusta mucho servir a nuestro mercado, nuestro eslogan interno es En equipo logramos metapvs, porque el tema de la mercadotecnia está escrito en nuestro propio ADN. Nuestro eslogan externo es Si buscas seguridad y calidad, piensa en TAPVS”.

Viruega afirma: “Fuimos el verde de la primera generación y queremos continuar como el tercero autorizado de referencia. No queremos dormirnos en nuestros laureles”.

Posición estratégica
Sobre sus oficinas, la directora comenta que las buscaron con esmero. Decidieron por un edificio de la calle de San Francisco en la colonia Del Valle porque, de entrada, les pareció seguro, sus oficinas no dan a la calle, cuenta con vigilancia no sólo de la empresa, sino del inmueble, todo el tiempo. “También, es una zona segura para que nuestros clientes no tengan ningún percance cuando lleguen o salgan. Estamos en una posición estratégica, cerca de Insurgentes, del Parque Hundido y de ejes viales importantes. Hemos decidido mantenernos aquí porque a nuestros clientes les gusta”.

Por otro lado, puntualiza, “la oficina ha crecido con el paso del tiempo y de las necesidades, al igual que sus bóvedas. Ha sido muy  claro para nosotros que se cumplieran al 100% los requisitos, hoy la vida extendida nos habla de lo que hemos aprendido de la industria y nosotros, de la mano de la Cofepris, hemos visto cómo hacer las cosas más fácil, ahí lo vemos”.

Y argumenta: “Hemos preferido crecer dentro del edificio y, cuando sea el momento y encontremos algo que sea adecuado, nos iremos, pero por el momento estamos aquí, así que tratamos de hacerlo siempre un mejor lugar”.

En cuanto al personal, la entrevistada precisa: “Al empezar éramos 14 personas con un buen número de personal capacitado. De cuatro personas certificadas al inicio, hoy ya tenemos más de 45 certificaciones para medicamentos y dispositivos, es decir, somos 80 personas en TAPVS y 45 certificaciones y, por tanto, podemos decir que hemos crecido tanto en infraestructura como en capital humano, con el fin de ofrecer un mejor servicio y dar una atención muy personalizada”.


 

Pasion por el trabajoPonerse la camiseta
La directora comparte: “Nos visualizamos como una familia, tenemos un índice de rotación bastante bajo, que de hecho, en la parte técnica es casi nulo. Quienes no comparten los valores de la empresa y nuestro entendimiento del mercado, pueden salir”.

El personal de TAPVS, dice, “se caracteriza por ser muy derecho y cumplir con la meta, así que el reto es ponerse la camiseta y entender el sendero por el que debemos caminar todos. Nosotros les decimos cómo se deben hacer las cosas y no deben encontrar problemas, sino dar soluciones. Las personas que trabajan aquí no son números, no son trabajadores, no son empleados, todos somos un equipo, entonces colaboramos y checamos que haya siempre ese sentimiento de tener una meta conjunta”.

Cristina Viruega 3

Orgullo de pertenencia
La entrevistada recalca que TAPVS tiene muchos planes de crecimiento. “El esquema de terceros autorizados es exitoso y se ha hecho un tema de referencia, incluso a nivel internacional. Queremos dar soluciones a nuestros clientes, mejorar los tiempos, generar la confianza de nuestros clientes y que los terceros nos consolidemos y no pretendemos ser los únicos, porque todos debemos estar en un buen nivel. Pretendemos mantener el liderazgo y entendemos que crecemos todos juntos”.

La entrevistada confiesa no descartar por ahora la idea de expander las operaciones de la empresa hacia el mercado natural que significa América Latina, donde ya le han preguntado a la firma sobre su trabajo y donde ya ha tenido varios acercamientos con empresas de América Central y América del Sur”.

En suma, dice, “estamos orgullosos y este esquema de terceros autorizados garantiza, evidentemente, que la población tendrá medicamentos seguros, de calidad y eficaces. Eso es lo que nosotros buscamos y no sólo ingresar en otros mercados. Por lo pronto atenderemos al mercado nacional, donde hay muchas necesidades en el país”.


 

Cristina Viruega 4

El futuro de la industria
Es claro que la tendencia de la industria hacia medicamentos biotecnológicos, por ejemplo, marcará nuevos retos a TAPVS. “Nosotros ya nos capacitamos ahora en esos rubros y hemos dado un paso importante para poder entrar con todo. Son materias muy complejas, pero al final son el futuro de la IF y cada vez toman más fuerza", delinea.

A esta altura, Viruega declara: “Nosotros aplaudiríamos una auditoría de la Organización Mundial de la Salud a los terceros autorizados. Hoy tenemos la certificación ISO 9001: 2008 y continuaremos en ese sentido y vamos con todo en la calidad. El objetivo es que nuestra herramienta de trabajo nos ayude a tener esta confianza y esa confiabilidad. Queremos ser altamente confiables para la Cofepris y nuestros clientes”.

Y añade: “Hemos realizado una aplicación que pueden bajar nuestros clientes a sus teléfonos para que puedan darle seguimiento a sus trámites y conocer nuestro cambio de criterio. La aplicación servirá también para que nuestros clientes puedan tener toda la información a su disposición. También contamos con guías rápidas, porque nosotros, que venimos de la industria, sabemos cuáles son las necesidades. Nosotros, por ejemplo, hicimos una compilación que le ha servido mucho a la industria y a la propia Cofepris, porque en el mercado no hay algo que tenga toda la normatividad; contamos con versión 2013, 2014 y, pronto, con la 2015”.

Que todo sea perfecto
Y expresa: "Esto al igual que lo hace la autoridad con nuestros clientes, nosotros estamos en la obligación de orientar a nuestros clientes, pero los expertos de los productos son los clientes. Entonces nos sentamos con ellos para que nos expliquen. Es una retroalimentación mutua, en la cual la comunicación es fundamental".

La directora resalta: “La bóveda tiene una rotación de seis meses. Es decir, los proyectos no duran más de 180 días con nosotros y son expedientes muy robustos. Los más sencillos no duran más de tres meses y eso significa que cada vez nos acercamos más a ese sueño de que todo sea perfecto y se cumpla rápido”.

Otro aspecto muy importante, expresa, “es que nosotros somos responsables de acuerdo a la Ley General de Salud: tenemos una responsabilidad solidaria y, si en un momento dado llegara a suceder algo con respecto al producto, nosotros junto con el laboratorio respondemos por el producto”.

Un gran equipo
Lo anterior, concluye Viruega, nos hace ser copartícipes del proceso y lo mismo con respecto a la Cofepris. “Si llegara a suceder algo por la autorización entregada, a quien llamarían es a nosotros como terceros autorizados. Ahí tendríamos que explicar el porqué lo autorizamos. Nuestro trabajo no es fácil, pero nos gusta resolver retos. Todos trabajamos para lo mismo, unos de delanteros, otros de defensas, otros de portero, pero todos somos un equipo. El comisionado es nuestro director técnico y nos dirige muy bien”.