Un tercero autorizado atípico en la IF

Entrevistas
Typography

Carlos M. Pérez Munguía, director general de NYCE

“En NYCE esperamos que la IF nos conozca más y nos identifiue como una organización muy profesional que está estructurada para cumplir con transparencia e imparcialidad”: CMPM.

"Normalización y Certificación Electrónica (NYCE) nació comoun organismo de normalización, de desarrollo de estándarespara la industria electrónica, de telecomunicaciones y tecnología de la información (TI) y para la aplicación de procesosde evaluación de la conformidad de estándares en muchasindustrias. Nuestra razón de ser es la de verificar qué tan cerca o lejos están los productos o servicios de cumplir con las normas técnicas o estándares establecidos como obligatorios para muchas industrias”, describe en entrevista con Diálogo Ejecutivo Carlos M. Pérez Munguía, director general de NYCE.

El directivo advierte que en sus orígenes NYCE fue una entidad enfocada de forma exclusiva a la industria electrónica, la cual ve como un pilar tras 22 años de trabajo, pero la compañía ha crecido y atiende otros segmentos de la industria. Incluso, se ha considerado modificar el nombre de la organización y quitarle los términos relacionados con la electrónica buscando una denominación que refleje su diversificación.

Ingreso al mercado farmacéutico
Al cuestionarle la manera en que NYCE se involucró en el mercado farmacéutico recuerda que en 2012 la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) determinó la necesidad de incluir terceros autorizados en la regularización de algunos productos, y al ser una compañía que sabe dictaminar, verificar y certificar, se reconocieron como candidatos naturales resultando ser uno
de los tres primeros aprobados por la autoridad sanitaria.

Involucrarse en la IF resultó un gran reto para NYCE, pues su experiencia sobre todo en el área electrónica representaba la clara desventaja de no ser conocidos dentro de ese nuevo segmento de negocio.

Rememora que en un encuentro con la gerente de Regulación de un importante laboratorio farmacéutico mundial establecido en México fue cuestionado sobre su trabajo, pues NYCE no era ubicada en el sector.

En contraposición, NYCE tiene fortalezas de las que nadie duda: “Somos una verdadera tercería no relacionada ni involucrada en la IF, lo que significa total imparcialidad y transparencia; además nacimos hace 22 años como un organismo de tercería que evalúa la conformidad, nuestra experiencia es una gran ventaja”.

El directivo opina que NYCE ha asumido el compromiso de contratación, capacitación y acreditación de especialistas en el área para realizar su labor de mercado farmacéutico.

Toda la organización está enfocada a ser una compañía de tercería con un sistema de gestión de calidad muy robusto y maduro que nació con esa vocación; por tanto, lleva años de ventaja en entender sus funciones, en destacar la imparcialidad como clave.

Clasifica a la compañía como un tercero atípico en la IF, pero sólido, que está acreditado por diferentes dependencias del gobierno federal para fungir como como organismo de certificación o verificación.

Involucrarse en la IF resultó un gran reto para NYCE, pues su experiencia sobre todo en el área electrónica representaba la clara desventaja de no ser conocidos dentro de ese nuevo segmento de negocio.

Una amplia experiencia y grandes relaciones
La experiencia de NYCE se refleja en las diferentes instancias gubernamentales y empresariales con las cuales se relaciona, por ejemplo, con la Cámara Nacional de la Industria Electrónica, de Telecomunicaciones y Tecnologías de la Información, con la cual certifica normas y estándares electrónicos determinados por la Secretaría de Economía, con la cual verifica una gran diversidad de NOM de información para el consumidor, como cremas con base en lácteos; también certifica las normas de seguridad del producto establecidas por la Secretaría del Trabajo y Previsión Social.

Aunado a ello, se vincula con el Instituto Federal de Telecomunicaciones al verificar el cumplimiento de las disposiciones técnica de telefonía y comunicación; con la Secretaria de Energía certifica eficiencia energética de diversos productos de gas, eléctricos, electrónicos y de iluminación; asimismo interactúa con la Secretaría de Turismo al verificar los estándares de los contratos de prestación de servicios de agencias de viajes y el manejo higiénico de alimentos establecimientos; y con la Secretaría de Salud certifica el chocolate genuino, entre otros productos.

También se relaciona con la Comisión Nacional del Agua, por la certificación que hace en productos eficientes en el consumo y uso de agua: regaderas, inodoros, grifería, tubos de plástico.

Pérez Munguía ilustra la diversificación de las tareas de NYCE con la labor de su filial, la Sociedad Internacional de Gestión y Evaluación, que se enfoca a la certificación de los ISO:9001 Gestión de Calidad, 14001 Gestión Ambiental, 20000 Gestión de Servicios de TI y 27000 Seguridad de la Información. Con respecto a este último, se cataloga como el único organismo autorizado y acreditado para conciliación de datos personales en gestión de particulares.

Crecimiento internacional
NYCE se asume como una empresa comprometida con su crecimiento internacional, por lo cual, desde hace unos años tomó el riesgo de competir en el mercado oriental y establecerse de manera estratégica en China al considerar que México es un gran importador de productos electrónicos de consumo producidos en aquel país asiático; su foco está en dar servicios a la industria electrónica interesada en cumplir con las Normas Oficiales Mexicanas para tener mejor acceso a los mercados, pues si no se cuenta con documentos que certifiquen tal cumplimiento no podrán importar.

Después de China, NYCE decidió establecerse en Colombia, debido a que es un país con una política pública orientada a fortalecer esquemas de evaluación de la conformidad, de certificación y verificación, además de que el crecimiento de la economía colombiana lo convirtió en un mercado interesante considerando las capacidades adquiridas y maduradas por la compañía en México.

Tales experiencias internacionales han resultado muy positivas para NYCE, pues el conocimiento de los parámetros de la regulación de otras naciones, y combinarlos con el expertise conceptual de los procesos de dictaminación y certificación, es exitoso cuando se saben manejar los procesos de evaluación de la conformidad. “Ha sido fácil penetrar en el mercado colombiano al tener las capacidades técnicas locales para hacer lo que hacemos y buscar el fortalecimiento de nuestra presencia en la región. La intención es no sólo certificar en México, sino también en Colombia y Perú, continuar con Chile para estar con los países que conforman el Tratado de la Alianza del Pacífico: México, Colombia, Perú y Chile”.

Para NYCE la experiencia internacional de contar con un organismo mexicano de certificación en Colombia ha sido muy positiva, pues aunque en cada país se establecen determinados parámetros de regulación, el proceso conceptual de dictaminar y certificar es el mismo y está establecido en normas internacionales que la compañía sabe manejar a la perfección. Por ello, considera posible ampliar sus labores a los demás países pertenecientes a la Alianza del Pacífico: Perú y Chile.

En opinión de su director, la visión de NYCE es ambiciosa, pero está respaldada en la seguridad de que México cuenta con una estructura sólida y robusta en materia de desarrollo y cumplimiento de estándares de evaluación de la conformidad, lo que representa una ventaja que le podría permitir ser líder a nivel regional.

Para Pérez Munguía es claro que si NYCE certifica con éxito en México y considera los parámetros colombianos, chilenos y peruanos, tal certificación debería ser reconocida por el gobierno de otros países, con lo cual se evitaría la necesidad de certificar en cada nación.

Reconoce que conseguir esta meta no se logrará de la noche a la mañana, pues se precisan de capacidades técnicas importantes, además de cabal entendimiento para validar cuáles son las disposiciones técnicas colombianas, peruanas, chilenas y mexicanas que tienen coincidencias y determinar cómo se pueden duplicar los elementos a certificar o verificar.


Brazo ejecutor de la Cofepris
Para NYCE la labor de los terceros autorizados es fundamental, pues se vuelven una célula de operación complementaría de la IF. NYCE cuenta con un portafolios de 70 servicios en evaluación para certificar y verificar con base en Normas Oficiales Mexicanas, normas mexicanas, lineamientos del marco jurídico o, como en el caso de la Cofepris, a partir sus dictámenes o pre dictámenes para obtener registros sanitarios.

Desde 2014, NYCE ha fungido como un brazo ejecutor de la Cofepris y con su labor en la dictaminación de dispositivos médicos y medicamentos para que la IF obtenga su registro sanitario, con lo cual se favorece a la población en general.

Narra que otrora la producción de ciertos medicamentos o dispositivos tomaba más tiempo por el proceso de registro sanitario y con el trabajo de su compañía tales trámites se han agilizado.

La convicción del director general de NYCE es: “El mundo cambia de forma constante, la tecnología evoluciona, las empresas invierten para tener mejores soluciones, productos, dispositivos y medicamentos, lo cual genera una dinámica que debe ser atendida y asimilada por los entes reguladores para que el acceso al mercado sea ágil y oportuno y, con ello, se beneficie a toda la población y al sector salud en general”.

Pérez Munguía argumenta que la compañía busca tener su propio espacio en el mercado de terceros autorizados y que por ahora enfoca sus esfuerzos en que la IF les conozca más, les identifique como una organización profesional estructurada para cumplir con transparencia, imparcialidad y profesionalismo, ya que para cada uno de sus 70 servicios cuenta con células especializadas que lo ejecutan de forma exclusiva, sin intervenir en otros procesos; por tanto, quienes certifiquen los procedimientos y estándares de la industria tendrán las capacidades específicas y requeridas.

Asegura que en NYCE hay una administración de recursos humanos por competencias en la que cada puesto tiene un perfil específico que sigue un proceso de gestión de la calidad que garantiza niveles de excelencia para generar entregables en tiempo y forma.

El directivo de NYCE reflexiona sobre el impacto de las organizaciones normalizadoras de la conformidad y las ubica como un bien nacional, pues son los entes que salvaguardan la salud de las personas, la seguridad del medio ambiente, la reducción del uso energía eléctrica o de consumo de combustibles no renovables, entre otras importantes tareas. “Todas nuestras tareas de certificación y verificación se sostienen en normas éticas y de cumplimiento”.

Lo que viene
La visión a futuro de NYCE es muy clara: aspira a ser una fuerte empresa regional para 2020, contar con presencia en el área del Pacífico y,
a mediano plazo, expandirse a América Central, para lo cual confía en que será posible aprovechar los beneficios que le darán los tratados de libre comercio.