La zanahoria es lo de menos

Columna LIDer
Typography

Bertha HerreriasBertha Herrerías

Twitter: @berarte

Es licenciada en Comunicación por la Universidad Iberoamericana y especialista en comunicación corporativa e institucional, relaciones públicas y mercadotecnia. Tiene diplomados en humanidades, filosofía e historia.

Un buen propósito en este nuevo año podría ser comenzar una dieta diferente, que no sólo nos haga más delgados sino, también, mejores personas. Eso es lo que propone el autor en esta obra que ya se encuentra en librerías

Cada fin y principio de año traen, formal o informalmente, deseos de cambio que se expresan de manera casi inevitable en nuestros propósitos. Y, también, de forma casi inevitable, uno de ellos es ponernos a dieta; es una intención universal, aunque de urgente oportunidad en México, el país con el mayor problema de obesidad en el mundo.

Es un problema grave, mas no el único. Hay otro tipo de obesidad y sobrepeso, quizá, peor: el emocional. Y un buen propósito en este nuevo año podría ser comenzar una dieta diferente, que no sólo nos haga más delgados sino, también, mejores personas. Eso es lo que propone La zanahoria es lo de menos, el libro más reciente de David Montalvo.

En este libro, y después de haberlo compartido y aplicado con cientos de personas, el autor desarrolla una metodología innovadora para conseguirlo: el detox emocional. Es un método práctico que se divide en tres etapas: preparar,  desintoxicar y mantener que, en esta obra, culmina y se complementa con un plan de acción y compromiso de 40 días.

Para presentarlo, David Montalvo utiliza la famosa fábula de El burro y la zanahoria, creada por Jeremy Bentham para ejemplificar las modificaciones de la conducta y los hábitos en razón de premios y castigos. Esta fábula se ha convertido, también, en una referencia universal para exponer la importancia de la motivación en la conducta humana.

Sin embargo, Montalvo da un vuelco a la fábula y nos dice que en nuestra vida lo importante no es la zanahoria a alcanzar, sino la carreta que hay que jalar. “La mayoría de las personas persiguen brillantes, atractivas y suculentas zanahorias: ganar más dinero, tener la pareja perfecta, comprar una casa más grande, obtener un cuerpo envidiable, encontrar un mejor empleo. Pero muy pocas le ponen atención a lo que cargan en su carreta: rencores, resentimientos, culpas, heridas, creencias, pérdidas, enojos, etcétera”.

Esas cargas son enormes y lo que en verdad importa es desintoxicarse interiormente para deshacerse de ellas y vivir más ligero. Es ahí donde se vuelve relevante el detox emocional, creado por David Montalvo, a partir de su larga experiencia como investigador del desarrollo humano, motivador, conferencista inspiracional y especialista en liderazgo, desarrollo personal, gestión del cambio y gestión de crisis.

En este año nuevo, quizá, sería un buen propósito no fijarnos sólo en poner en forma nuestro cuerpo, sino en desintoxicar nuestro espíritu, para vivir más ligeros de equipaje.