En busca de la ciudad dinámica

Columna LIDer
Typography

Bertha Herrerias

Bertha Herrerías

Es licenciada en Comunicación por la Universidad Iberoamericana y especialista en comunicación corporativa e institucional, relaciones públicas y mercadotecnia. Tiene diplomados en humanidades, filosofía e historia.

 
De una forma clara, directa y amena analiza el desenvolvimiento del fenómeno urbano a través del tiempo hasta llegar a nuestros días y propone una serie de ideas, acciones e instrumentos jurídicos, políticos y sociales para convertir a las ciudades en los hogares comunes que siempre han debido ser

La ciudad es un tema de todos. En México, la inminente construcción del nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, la eventual creación del Corredor Cultural Chapultepec, los constantes escándalos inmobiliarios, etcétera; los proyectos de abastecimiento de agua para la ciudad de Monterrey; la preservación de la r iqueza histórica de Mérida; el crecimiento del eje León-Silao-Irapuato, son algunos de los ejemplos de la incesante dinámica de nuestras ciudades y ponen la cuestión urbana en el centro de atención social.

Para el mundo actual, pocos temas son tan importantes como el de las ciudades. “Todos tenemos nuestra casa, que es el hogar privado, y la ciudad, que es el hogar público”, definió Enrique Tierno Galván. Y tenía razón, la ciudad es nuestro gran hogar común y todo lo que le atañe nos afecta directamente.

No importa su tamaño ni ubicación; en cualquier circunstancia se convierte en el ámbito en el que se desarrolla nuestra vida comunitaria. Antiguamente era todo aquello que se encontraba dentro de las zonas amuralladas; en los tiempos modernos es toda comunidad de más de 10,000 habitantes, aunque sus límites son siempre difusos, como en la Ciudad de México, inmensa metrópoli, cuya área urbana supera los 10 millones de habitantes, o Monterrey, con sus 11 municipios conurbados. Grande o pequeña, la ciudad es nuestra circunstancia y, como tal, nos influye y, muchas veces, nos define. Por eso, hablar de la ciudad es hablar de nosotros mismos.

Sin embargo, de tan nuestra y tan cercana, en muchas ocasiones dejamos de verla y, más aún, dejamos de pensar seriamente en sus cuestiones principales. La contaminación, el tráfico, la basura, la seguridad, etcétera, son temas de la charla cotidiana pero, por lo general, no van más allá, a pesar de la trascendencia en nuestras vidas. Uno de esos grandes temas es el de la propiedad urbana.

En busca de la ciudad dinámica es una profunda reflexión sobre la ciudad, desde el punto de vista de la propiedad y del debate entre el uso de suelo y el desarrollo urbano. ¿Qué es más importante para la ciudad: ¿el derecho o lo urbanístico?, ¿la autorización de uso de suelo es un derecho o una restricción?, ¿cuándo y por qué el desarrollo se convirtió en una problema?, ¿de quién es la calle?, ¿cómo ponernos de acuerdo con los vecinos? Son algunas de las preguntas que se plantean y contestan en esta obra.

Su autor es Paulino Decanini, arquitecto experto en cuestiones urbanísticas, quien a lo largo de su extensa trayectoria profesional como investigador, diseñador, planeador, catedrático, funcionario público y asesor en legislación urbana, ha estudiado a fondo el desarrollo de las ciudades y sus problemáticas.

De una forma clara, directa y amena analiza el desenvolvimiento del fenómeno urbano a través del tiempo hasta llegar a nuestros días y propone una serie de ideas, acciones e instrumentos jurídicos, políticos y sociales para convertir a las ciudades en los hogares comunes que siempre han debido ser.

En busca de la ciudad dinámica, de Paulino Decanini, publicado por LID Editorial Mexicana, es un libro que motiva la reflexión y, mejor aún, propicia la discusión apasionada, pues si queremos una mejor ciudad tenemos que construirla entre todos.