Buena ventura

Editorial
Typography

Jorge Arturo Castillo2Jorge Arturo Castillo

@jorgearturo1222

Es director editorial fundador de Diálogo Ejecutivo y periodista desde hace 25 años. Tiene amplia experiencia en revistas de tecnología, negocios y salud. Ha trabajado en los principales medios impresos y electrónicos del país.

Diciembre ha llegado y con ello el fin de un ciclo de trabajo de un año difícil en varios terrenos, como el económico, político, social y de seguridad pública. Por otro lado, el gobierno mexicano, según el estudio que dio a conocer la Asociación Mexicana de Industrias de Investigación Farmacéutica (AMIIF), invierte cada vez menos en el sector salud cuando debería ser al contrario, pues además de que la población crece en número y necesidades, hay recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud y compromisos firmados que indican que el rumbo se debe corregir.

En el plano de la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris), parece que todo va viento en popa, pues además de que México fue sede, en noviembre pasado, de la X Cumbre Mundial de Agencias Sanitarias, parece que todas las piezas se han acomodado para la agilización de trámites y marcar estándares de calidad mundial a las farmacéuticas que operan en México.

Lo anterior de seguro traerá crecimientos en exportaciones para los medicamentos producidos en nuestro país, así que cabe esperar que las firmas nacionales sigan con el crecimiento que han tenido en los últimos años, e incluso, aún mayor.

Por otro lado, el tema de los biotecnológicos se seguirá discutiendo todavía un buen tiempo, al menos, hasta tener un estándar mundial, porque ahora cada región del mundo ha marcado sus propias reglas. Mucho debate sobre este tópico observaremos durante los años venideros.

Como todos sabemos, los genéricos se han consolidado como una excelente opción para el consumidor mexicano y los laboratorios que los producen son objeto de coqueteos por parte de firmas globales que ven en este nicho un negocio más que jugoso. Por tanto, no deberán sorprendernos futuras compras, o asociaciones al menos, de farmacéuticas nacionales por parte de, o con, las llamadas Big Pharma… Al tiempo.

Desde la Redacción, no queremos cerrar este número sin desearle felices fiestas y un venturoso año 2016. Hagamos votos para que el próximo año sea de crecimiento económico, estabilidad política, desarrollo social y que tengamos una mayor seguridad para nuestras personas y bienes. Que todo marche mejor que hasta ahora.

Un fuerte abrazo de parte de todo el equipo editorial que realiza mes con mes Diálogo Ejecutivo.

El botiquín
Hagamos votos también para que el sector farmacéutico continúe unido como hasta ahora, convencido por su propio beneficio de cumplir con las reglas de la autoridad sanitaria, hoy más que nunca, y a la búsqueda de crecimiento, incluso allende nuestras fronteras…