No adiós, sólo hasta pronto

Editorial
Typography

Jorge Arturo Castillo

Es director editorial fundador de Diálogo Ejecutivo y periodista desde hace 26 años. Tiene amplia experiencia en revistas de tecnología, negocios y salud. Ha trabajado en los principales medios impresos y electrónicos del país.
 
 
Dicen que no hya fecha que no se cumpla ni plazo que no se venza. Cuando fundé Diálogo Ejecutivohace 15 años, pensé que no me iba a acostumbrar, porque cuando uno es periodista y editor uno sabe que nada es para siempre.
Como he contado algunas veces, la revista se posicionó muy rápido en su nicho de lectores: los ejecutivos de los laboratorios farmacéuticos, por lo cual cuando íbamos a eventos nos reconocían de inmediato y nos hacían comentarios favorables de la revista.

A las agencias de publicidad y relaciones públicas siempre tuve que aclararles que no éramos una revista de salud, otra más, de las cuales hay cientos de medios, sino una revista para la IF, el gremio y sus directivos.

Ha habido muchas veces, innumerables, que hemos sido el único medio que cubre los eventos de la IF, como fueron las negociaciones para modificar la Ley General de Salud (LGS) en 2005 cuando el país estaba gobernado por Vicente Fox. Así, nos convertimos en El foro de la IF, que es el complemento del título Diálogo Ejecutivo.

Terminamos por relacionarnos con la crema y nata de la industria y estar más informados que muchos otros de los principales temas que ocupan y preocupan a este dinámico sector económico. Estar todo el tiempo con la gente y la noticia de la IF terminó por especializarnos en este gremio.

Pero toda etapa termina, como dije al principio, y ha terminado, de manera involuntaria, mi estancia con esta revista, donde viví muchos buenos momentos, también algunos malos, pero siempre los superamos con gusto, con el ánimo de salir adelante y seguir sirviendo a la IF.

Agradezco en primer término a la directora general de APE Editorial, la señora Acacia Tejedo, quien confió en mí al principio de nuestra relación laboral y tuvo a bien conservarme todo este tiempo como director editorial de Diálogo Ejecutivo. Gracias por su apoyo y enseñanzas de la industria, pero sobre todo como ser humano. También, gracias a todo el equipo de APE Editorial.

No puedo dejar de agradecer a los anunciantes y a todas las plumas que colaboraron con nosotros en estos tres lustros, en especial a mi mentor y amigo, Enrique Chao, quien fue durante mucho tiempo columnista y miembro del Comité Editorial de la revista. Mención especial merecen todos aquellos columnistas que nos apoyaron de forma desinteresada, como Carlos Vargas, Victoria Holtz, Laura Viadas, Héctor Meza, César Solares, Susana Laposse, Rogelio Romero, Cecilia Padierna, Erik Ochoa, Luis Guillermo Santana, Gustavo Hernández, Patricia Puente, Fernando Reyes, Bertha Herrerías, Eduardo Pasquel, Guillermo Carrasco, José Luengas, Ernesto Carballo, Magdalena Macías, Mario Amador, Aldo Cavazzani y Ferdinard Recio, entre otros muchos.

Agradezco y reconozco también a todas las personas que colaboraron conmigo de manera interna y externa, como reporteros, diseñadores, fotógrafos, correctores de estilo y asistentes editoriales, como Carlos Valente Quintero, Gabriel de la Rosa, Adrián García, Alejandra Cortés, Joaquín Pasapera, Ángeles Pérez, Ernesto Iniestra, Paola Cuadros, David Román, Rocío Becerra, Santiago Ramírez, Martha Mendoza, Rosalba Hernández, Sandra Núñez, Héctor Márquez, Diana Arce, Carolina Tovar y Marisol Toriz, coordinadora editorial, con quien he trabajado la revista en los últimos años. Gracias a todos.