Promoción científica

Educación Médica
Typography

Gustavo HernandezGustavo Hernández

Es director general del Instituto Médico de Capacitación. Es médico internista por la Universidad Lasalle y ha ocupado diversos cargos en asociaciones y empresas de la IF en México.

@ghernandezv 

Me parece obvio plantear un camino de encuentro entre la verdadera EMC y el marketing, donde este último es una herramienta de la primera, pero no al revés. La EMC tiene un papel de suma importancia no sólo para el médico y las instituciones

Marketing y Educación Médica Con-tinua (EMC) son dos términos que en apariencia no pueden estar juntos en una misma oración, por lo menos a los médicos así nos lo hicieron saber en las aulas universitarias. Nada más alejado de la realidad y causado por la popular ignorancia de lo que es el marketing,sus herramientas, objetivos y, sobre todo, su filosofía.

Sin pretender abundar en definiciones, sólo mencionaré que el marketing busca hacer que un público objetivo conozca un producto o servicio, así como sus principales cualidades. Sus herramientas para lograrlo son muchas, la publicidad, las relaciones públicas, las redes sociales tanto reales como virtuales (lo que hoy llamamos “redes sociales” debería tener el apellido digitales, pues las primeras han existido desde que bajamos de los árboles y conquistamos las llanuras hace miles de años) y otras más que no es objeto de este artículo describir.

La mejor decisión
Con esta clarificación ya en mente, me parece obvio plantear un camino de encuentro entre la verdadera EMC (neutral, balanceada e incluyente) y el marketing,donde este último es una herramienta de la primera, pero no al revés. La EMC tiene un papel de suma importancia no sólo para el médico y las instituciones, en verdad es importante para toda la sociedad por lo tanto, requiere que todos los interesados conozcan las alternativas que tienen para obtenerla, sus cualidades, ventajas y desventajas, costos y muchas otras características que le permitan tomar la mejor decisión sobre ella.

Todo lo anterior es indistinguible de cualquier otro producto o servicio, el marketing de automóviles busca hacer llegar esa información a los prospectos de consumidores. Las iglesias, de una u otra forma, hacen lo mismo al igual que los supermercados, los fabricantes de ropa, etcétera. ¿Por qué la EMC habría de ser diferente? ¿Por qué hemos caído en la trampa de pensar que todo lo que toca el marketing es malo, es engaño o por su baja calidad requiere de esas herramientas de manipulación?

Considero que cada día veremos más y mejor marketing de la EMC, de las personas y las instituciones que a nivel profesional se dedican a ella todos los días. Veremos más opciones de EMC, planes desarrollados a la medida de las necesidades específicas de los individuos o al menos de sus instituciones

Promocion cientifica2

Marketing de EMC
El marketing utiliza diversas herramientas, que como todas las conocidas, en malas manos pueden ser mal utilizadas, como lo es el cuchillo que a diario corta la comida que nos nutre, y que mal utilizado puede herir con intención o no a alguien. ¿Se ha hecho mal uso de las herramientas del marketing? Sí, sin duda ¿Sólo se hace mal uso de ellas? No lo creo.

En este sentido, considero que cada día veremos más y mejor marketing de la EMC, de las personas y las instituciones que a nivel profesional se dedican a ella todos los días. Veremos más opciones de EMC, planes desarrollados a la medida de las necesidades específicas de los individuos o al menos de sus instituciones, veremos más instituciones dedicadas de forma exclusiva a la EMC, más que agencias de otro tipo, sin experiencia ni preparación académica al ofrecer cursos de los cuales no saben nada al respecto. En pocas palabras, veremos más EMC y, con ella, su propio marketing.

Promover un solo producto
¿Por qué no puede la EMC ser una herramienta más del marketing? Por la esencia de ambas actividades, la primera busca resaltar las mejores características de un producto o servicio, mientras que la EMC, por definición busca mostrar todas las opciones para resolver un problema en cuestión, así como sus características tanto positivas como negativas. No podrían estar más alejados los conceptos, por ello la EMC nunca será una herramienta del marketing.

Debemos distinguir la EMC de la actualización científica para promover un producto o servicio en particular, que puede (y por lo regular lo hace) tener todo el fundamento científico necesario, que es honesta, que puede tener como vocero a un connotado científico, pero que busca promover un solo producto, sus características (buenas y malas) y sus ventajas y desventajas en general pero, insisto, sólo del producto en cuestión, sin hacer un análisis incluyente, neutral y balanceado.

Estrechar la brecha
Lo anterior no hace mala a esta actividad, sólo la hace diferente, hace una promoción científica y necesaria para que más personas se beneficien de un nuevo producto. Sin caer en la tentación de hacer un juicio de valor, la EMC y la promoción científica ocupan lugares importantes en las herramientas que tenemos los profesionales de la salud para estrechar la brecha entre lo que sabemos y lo que debemos saber.

Reconocer las características de cada actividad nos permite filtrar de manera adecuada los mensajes y crear una imagen más cercana a la realidad de la información que se nos presenta y, al final, tomar mejores decisiones informadas.