¿Qué es el Medical Writing?

Educación Médica
Typography

Gustavo Hernandez

Gustavo Hernández

@ghernandezv

Es director general del Instituto Médico de Capacitación. Es médico internista por la Universidad Lasalle y ha ocupado diversos cargos en asociaciones y empresas de la IF en México.

Un médico rara vez tiene algún reparo en enviar a un paciente a interconsulta con un especialista, lo hace en favor del paciente. Así debería mandar su escrito médico al redactor médico en bien de la divulgación, en bien del propio médico y ¡en bien del documento! Así aumentará sus probabilidades de ver publicado su artículo

“Es más fácil aceptar una idea pobre, bien escrita; que una buena idea pobremente escrita”: Isaac Asimov

Si bien la frase de Asimov es cierta para la ciencia ficción, no lo es tanto para la ciencia a secas. Un buen artículo científico requiere de muchas características, pero quizá las dos más importantes son un contenido científico impecable y una adecuada narrativa (fondo y forma). Sin uno de esos dos será muy difícil, primero, que se publique, y después, que sea exitoso.

La currícula médica rara vez (si acaso) incluye alguna materia que nos permita a los médicos mejorar nuestras habilidades narrativas escritas. Estamos acostumbrados a describir una serie de hechos en forma cronológica dentro de un expediente sin hacer de ello una historia fácil de leer, entender y recordar. Cuando hablamos de investigación, en el necesario reporte escrito de sus resultados pocas veces hacemos énfasis en la manera de hacerlo, nos preocupamos sólo por tener un contenido válido a nivel científico, por tener la hipótesis planteada de forma adecuada, el marco teórico completo, el análisis estadístico adecuado y bien realizado para llegar a las conclusiones. Todo eso es necesario, no podría enfatizar más la importancia de hacer eso y mucho más por el contenido de un artículo científico, pero no es suficiente.

Así como la medicina clínica ha evolucionado en una gran cantidad de especialidades, todas ellas necesarias y complementarias entre sí, sin jerarquías que aparenten una superioridad de alguna sobre las demás, así, en paralelo han surgido otras disciplinas médicas (sí, médicas) como la que se refiere a la redacción médica de reportes de proyectos científicos, es decir, la llamada redacción médica (Medical Writing en inglés) y al profesional que la ejerce el redactor médico.

Un hombre no puede practicar muchas artes con éxito: Platón

Es muy difícil dominar varias especialidades a la vez y muy común desdeñar al especialista en escritura médica. Esto lleva a muchos fracasos al momento de presentar un artículo para publicación en una revista médica. Muchas veces los editores encuentran trabajos que, o bien no se entienden, o que desmerecen todo el esfuerzo científico por una mala escritura.

Un médico rara vez tiene algún reparo en enviar a un paciente a interconsulta con un especialista, lo hace en favor del paciente. Así debería mandar su escrito médico al redactor médico en bien de la divulgación, en bien del propio médico y ¡en bien del documento! Así aumentará sus probabilidades de ver publicado su artículo.

Tanto los investigadores como las empresas que pagan por hacer investigación, cada día entienden mejor y usan más los servicios de las empresas y las personas que son expertos en escritura médica, es la mejor inversión para coronar la investigación científica.