Consensos médicos

Educación Médica
Typography

Gustavo Hernandez

Gustavo Hernández

Es director general del Instituto Médico de Capacitación. Es médico internista por la Universidad Lasalle y ha ocupado diversos cargos en asociaciones y empresas de la IF en México.

@ghernandezv

La metodología de un consenso médico es aplicable a varios objetivos, como publicar un artículo relacionado al lugar que debe ocupar una terapia o método diagnóstico o preventivo en particular, la publicación de una nueva guía clínica que involucre muchos métodos diagnósticos y terapéuticos, la creación de un programa de capacitación y un largo etcétera

La RAE define al consenso como: Acuerdo producido por consentimiento entre todos los miembros de un grupo o entre varios grupos. Sin esperar que todos los miembros lleguen a un acuerdo, en las reuniones para lograr un consenso médico buscamos encontrar cuál es el mínimo común denominador para que una mayoría esté de acuerdo con el concepto alrededor del cual se busca un consenso.

Si bien como evidencia científica los consensos ocupan uno de los escalones más bajos, son todavía uno de los pilares fundamentales en la toma de decisiones ante la falta de una mejor evidencia científica o como punto de partida para iniciar precisamente la búsqueda de esa nueva evidencia.

Reunir a un grupo de expertos para conocer su opinión y postura ante un problema específico requiere experiencia y metodología. Este tipo de reuniones por lo regular involucra decenas de expertos, cada uno de ellos convencido que su manera particular de ver el asunto es la adecuada, cada uno de ellos considerado un experto en el tema y quizás ocupando un puesto de autoridad en la institución para la cual trabaja.

Encontrar el concepto, insumo o proceso que deje satisfechos a la mayoría (no necesariamente a todos) requiere trabajar de manera exhaustiva en hacer un documento previo que incorpore los comentarios obtenidos a nivel individual y moldee lo que se espera que sea aprobado por mayoría. Todo consenso implica una reunión para discutir y argumentar cara a cara las diferentes posturas y, al final, tener un documento casi terminado que se pulirá y complementará con las tareas pendientes definidas durante la reunión para dar forma a un documento final.

Cada día se hacen más necesarias este tipo de reuniones para intentar llenar los huecos que se forman con la investigación, cada nuevo ensayo clínico controlado (ECC) resuelve muchas dudas, pero deja otras pocas a su paso que muchas veces no serán resueltas en el nuevo ECC y, por lo tanto, reunir a los expertos para conocer su opinión es de vital importancia.

Un aspecto muy importante para considerar organizar una actividad como ésta es que la convocatoria sea hecha por una institución no sólo con buena reputación (como podría ser un laboratorio farmacéutico), sino además que sea una institución libre de sesgos y conflictos de interés, o al menos con los menos posibles, pues incluso las instituciones como el gobierno tienen un interés en disminuir costos y eso influye en ocasiones en sus decisiones.

La metodología de un consenso médico es aplicable a varios objetivos, como publicar un artículo relacionado al lugar que debe ocupar una terapia o método diagnóstico o preventivo en particular, la publicación de una nueva guía clínica que involucre muchos métodos diagnósticos y terapéuticos, la creación de un programa de capacitación y un largo etcétera.

Conocer las ventajas y desventajas de este tipo de reuniones y sus resultados le dan a las instituciones una nueva perspectiva y le abre nuevos caminos y conocimientos útiles en la prevención, el diagnóstico y tratamiento de las enfermedades.