Estar preparados

Hospital Seguro
Typography

Ferdinard Recio2

Ferdinard Recio

Es director general del Centro Acrópolis.

colaboradores.dialogoejecutivo@gmail.com

 
Debemos prepararnos para enfrentar los fenómenos epidemiológicos, creados por las diferentes variedades infecciosas que puede crear la naturaleza y, como es natural en los ciclos de vida de los virus, éstos llegan a mutar de manera periódica, lo que hace que el ser humano sea más sensible a las nuevas presentaciones del virus, como son la población entre cero y cinco años, así como los adultos mayores

Las unidades hospitalarias pueden presentar, en corto tiempo, saturación de servicios o que todas sus camas sean ocupadas y crear el cerco sanitario correspondiente exige que se cuente con un excelente equipo de epidemiólogos en su plantilla laboral, para crear el triage en la clasificación de los pacientes entre aquéllos que ameritan ser internados por sus complicaciones en la sintomatología y quienes pueden seguir el tratamiento en sus domicilios.

También podemos encontrar nuevos tipos de enfermedades que tienen origen en otro país, pero que con la creciente movilidad que se tiene hoy en día a nivel mundial porque las personas infectadas viajan cuando su enfermedad se encuentra en periodo de incubación, la sintomatología la presenta días después de haber ingresado al país.

Ello ocurre hoy día con el virus del Sika: los mosquitos autóctonos de nuestro país al picar a una persona infectada de esta enfermedad, se encargan de ir a picar a otras personas y hacer que ese distribuya el padecimiento en hombres y mujeres, aunque no se ha comprobado 100%, que las mujeres embarazadas que contraen la enfermedad del Sika, puedan presentar problemas en la gestación del bebé, que apenas se desarrolla dentro del vientre materno.

Es lamentable ver en los medios de comunicación cómo los estados de nuestro país no ejercen de manera adecuada y eficiente los recursos asignados por el gobierno federal; el Seguro Popular destina recursos para dar atención a los programas preventivos, que estaban destinados a la contratación de personal, a la compra de medicamentos, material de curación y equipos necesarios para efectuar una atención de calidad; durante muchos años, el apoyo financiero era recibido por las direcciones o secretarías de Finanzas de las entidades federativas y éstas, junto con los gobernadores, daban prioridad a otras necesidades del Estado, que nada tenían que ver con la salud de la población, es decir, no se ejercía 

en los programas de Salud ya definidos en el Catálogo Universal de Servicios de Salud (CAUSES) por el Seguro Popular y en cada uno de los programas en que fueron asignados.

Esto hace más problemático afrontarlo para ciertas autoridades a las que les toca el ejercicio del gasto y su aplicación de los programas, ya que se encuentran supeditados a las decisiones administrativas de las autoridades superiores de la entidad federativa y, por otra parte, tienen que enfrentarse a la atención y demanda diaria de los enfermos que se presentan en los centros de salud u hospitales para proporcionarles los medicamentos necesarios para el restablecimiento de su salud y sin poder cumplir con los programas de fomento a la salud de los programas preventivos.

Es indispensable que el Seguro Popular realice verdaderas campañas de supervisión del ejercicio de las asignaciones presupuestales, para que los enfermos, que son los más vulnerables, reciban lo que merecen para recuperar su salud y seguir siendo productivos para sus familias y su país.