Prevenir es vivir

Hospital Seguro
Typography

Ferdinard Recio2

Ferdinard Recio

Es director general del Centro Acrópolis.

colaboradores.dialogoejecutivo@gmail.com

 
Por lo regular, el mes de febrero es cuando se presentan las mayores tasas de incendios forestales a lo largo y ancho del país, por lo cual hay que estar atentos de apagar fogatas, no dejar basura en días de campo, sobre todo vidrio, y no hacer quema de pastizales para la siembra

Recordemos que en febrero es cuando se presentan los principales incendios en las zonas boscosas del país y en los lugares que frecuentamos para las reuniones familiares al campo libre, por lo cual debemos tener mucha precaución para no provocar un incendio al dejar una fogata mal apagada, con unas brasas que queden prendidas el aire se encarga de que se pueda iniciar el incendio.

Hay que estar atentos, también, de no dejar basura con cristales, debido a que éstos, con los rayos solares, pueden prender el pasto seco, ya que ese pastizal es el mejor elemento para hacerlo llegar a las ramas secas de la temporada invernal.

Otra forma de provocar un incendio es cuando los fumadores tiran sus colillas de cigarro sin apagar al manejar hacia las zonas laterales de la carretera donde hay pastizales secos.

Ser preventivos en nuestras acciones para conservar nuestros bosques y las zonas donde nos agrada ir a pasar el día de campo con nuestras familias es la mejor acción que podemos emprender. Debemos cuidar nuestros bosques y recordar que si éstos se encuentran cerca de zonas habitacionales podemos crear desastres mayores.

Cada año la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales solicita nuestra cooperación para evitar este tipo de accidentes, al igual que a las personas que cultivan el campo, ya que por nuestras antiguas costumbres muchos de los agricultores consideran que con quemar los pastizales la tierra estará en mejores condiciones para los nuevos cultivos, circunstancia que no es cierta y que si puede crear desastres mayores a las zonas aledañas a las de cultivo.

El Centro Nacional de Prevención de Desastres de la Coordinación Nacional de Protección Civil, nos dice que el incendio es fuego de grandes proporciones que se desarrolla sin control, el cual puede presentarse de manera instantánea o gradual, lo que puede provocar daños materiales, interrupción de los procesos de producción, pérdida de vidas humanas y afectación al ambiente. Es la oxidación rápida de los materiales combustibles con desprendimiento de luz y calor y la generación de gases y humos.

Los fuegos se dividen en las clases A, B, C y D:

Fuego Clase A: es aquel que se presenta en material combustible sólido, por lo general de naturaleza orgánica y cuya combustión se realiza casi siempre con formación de brasas.
Fuego Clase B: es aquel que se presenta en líquidos y gases combustibles e inflamables.
Fuego Clase C: es aquel que involucra aparatos y equipos eléctricos energizados.
Fuego Clase D: es aquel en el que intervienen metales combustibles.

Para concluir, hay que recordar que tu vida es primero y prevenir es vivir.