Elizabeth UgaldeElizabeth Ugalde

Tiene una licenciatura y maestría en Psicología por la UNAM y ha trabajado durante tres lustros en los Centros de Integración Juvenil

colaboradores.dialogoEsta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. 

 
En consulta muchos padres se quejan de que sus hijos quieren todo y no pretenden hacer el menor esfuerzo por conseguir nada. De nada valen amenazas, recriminaciones y escarmientos…

Sin embargo, yo siempre les recuerdo que a las generaciones de antes los papás no nos daban todo, o al menos a la mayoría, y uno tenía que aceptarlo a riesgo de exponerse a una buena tunda.

Hoy en día todo ha cambiado y los hijos son los reyes y, claro, los tiranos. Hay una serie de tres libros muy buenos, imperdibles dirían ahora, ¡Porque lo mando yo! del doctor John K. Rosemond, que ilustra muy bien esta situación y da soluciones para los padres que tienen problemas en este sentido, que ahora son mayoría.

Y es que ejemplos sobran. Hace poco un sobrino mío tuvo su fiesta de cumpleaños al que asistimos toda su familia y amigos. Obvio no conté los presentes, pero cada que abrían el "clóset” donde ahora guardan los regalos del anfitrión en los salones de fiestas, se veía un muy buen número, yo calculo más de 30. Bueno, pues me enteré que al día siguiente a esta celebración mi sobrino le exigía de mala manera a su papá ¡un juguete más! No tienen llenadera.

El autor referido menciona que mucho tiene que ver el estilo de mando de las nuevas generaciones de padres. Antes a muchos de nosotros nos gobernaban “con los ojos”, pero ahora los padres se comunican de un modo confuso y “plañidero”, casi como pidiendo disculpas.

Rosemond nos dice sobre los padres: “Ruegan, regatean, discuten, amenazan, y cuando llegan al extremo de su resistencia, ¡Pau!, explotan. Este estilo disciplinario crea y perpetúa una atmósfera de tensión e incertidumbre dentro de la relación padres-hijos”.

Lo cierto es que, nos guste o no, el estilo de nuestros padres, los viejos padres ahora, era efectivo porque tenía ciertos ingredientes mágicos: era enérgico, conciso y concreto. Por ello, dicho autor aconseja aplicar eso mismo ahora en la relación con los pequeños.

Los puntos para lograr una buena comunicación con los hijos son los siguientes:

1. Ser enérgico: hay que hablar al pequeño de un modo directo y sin ambages. Hay que usar instrucciones autoritarias –sí autoritarias aunque a muchos no les guste este término-, como “quiero que”, o bien, “debes hacer”. No hay que darle vueltas a este asunto. Si el padre quiere que el niño haga algo en concreto, debe decirlo en términos reales.

2. Ser conciso: no hay que usar muchas palabras cuando se pueden usar pocas. Los sermones nos aburrían antes y siguen aburriendo ahora.

3. Ser concreto: hay que hablar en términos reales y evitar los abstractos. Hay que usar palabras que se refieran al comportamiento específico que se desea, no a actitudes abstractas. Nunca hay que dar al niño el beneficio de la duda.

Es verdad que los padres de estas nuevas generaciones no la tenemos fácil. El medio ambiente no es el mismo de hace tres o cuatro décadas, todo ha cambiado, desde la forma de relacionarse y jugar hasta la tecnología, los medios, la escuela, la sociedad, todo. Lo que no ha cambiado es la necesidad que tienen los padres de educar bien a sus hijos, lo cual no se dará en la escuela, sino en la casa. Así que a empezar ya.

Eduardo López Miarnau

Consejero honorífico de la Anafam

 
Donde se expidan medicamentos debería haber un QFB, aunque este deseo forme parte del mercado utópico o ilusorio y la situación en el mercado real sea otra cosa

Los medicamentos, productos de la IF, tienen, como cualquier producto, dos usos: el adecuado y el inadecuado. El adecuado es el que deriva de una prescripción escrita o verbal (en cuyo caso es más bien una sugestión), efectuada por el cuerpo médico en sus diferentes especialidades y por el farmacéutico. Hoy, el antes denominado boticario, tiene unos conocimientos mucho más amplios y puede titularse como químicofármaco-biólogo (QFB).

Los conocimientos de los QFB deben tener una aplicación práctica mucho más exacta de la que hoy tiene y, por ello, debe lucharse siempre. Baste decir que en cada farmacia debería haber de planta, mientras permanezca abierta, un profesional QFB, pues junto al médico es el único que conoce, la verdadera y justa aplicación o uso de los medicamentos.

El uso de medicamentos3

Múltiples factores

Por desgracia, el uso que se ha expandido más es el inadecuado. Son múltiples los factores que lo promueven, como culturales, sociales, estratégico-geográficos, comunicación, políticos y comerciales o de mercado.

Y como decía el escritor Octavio Paz, Premio Nobel de Literatura 1990: “El mercado no sabe de valores, sino de precios”.

Y es que en el mismo mercado tratan de coexistir dos tendencias opuestas de forma diametral. La que necesita precios altos y la que necesita precios bajos. Sin meternos al detalle de qué son altos y qué son bajos. La que necesita y pugna por ellos (los precios altos) está representada por el capital de las compañías productoras de medicamentos y, por otro lado, el consumidor (sobre todo los gobiernos como consumidores y proveedores de medicamentos), y las clases socioeconómicas más necesitadas, que luchan por los precios más bajos. Los intereses de ambas tendencias son, en sí, legítimos.

Por desgracia, esta legitimidad, se pierde cuando se transforma en abuso. Este pequeño desglose es sólo en relación al factor precio, pero hay otros muchos factores que promueven el uso inadecuado de los medicamentos.

La automedicación

De la parte cultural, podemos decir que por falta de los conocimientos adecuados, una gran parte de la población se deja llevar por consejos de personas amigas, conocidas, o por artículos periodísticos que en algunas ocasiones no tienen el respaldo científico y técnico adecuado. De estos aspectos deriva en parte la automedicación que produce muchas intoxicaciones por el uso inadecuado, con lo cual puede producirse hasta la muerte. Esta automedicación no sólo se da en las farmacias, al ir a adquirir un medicamento que yo mismo me he recetado de motu propio, o por consejo, y porque en la farmacia no está el profesional que debería haber. Pero el botiquín casero es también otra fuente de automedicación, pues “como en la última vez me fue bien con este producto y me quedó algo ahora lo aprovecho”.En este hecho están presentes el diagnóstico y la prescripción.

También hay factores socioeconómicos. La gran disminución del poder adquisitivo de la mayoría de la población ha llevado a la propia IF y a las legislaciones sanitarias correspondientes a permitir los productos OTC (Over The Counter) o, en nuestro idioma, de libre acceso o de libre venta. Estos productos contienen sustancias o principios médico-terapéuticos que, por su naturaleza y dosificación, se considera que sólo con las indicaciones de la etiqueta o el folleto adjunto, se pueden adquirir sin prescripción médica.

Leer más...

Mario Amador2Mario Amador

Es consultor ambiental senior de Oficina Verde, que es una Organización No Gubernamental.

Twitter: @OficinaVerdeMx

 
El control de costos es una actividad crítica para proteger el margen de utilidad y asegurar la competitividad en un mercado cada vez más saturado por la competencia nacional e internacional

Muchas organizaciones han decidido establecer uno o más indicadores clave de rendimiento económico y ambiental para el control de los costos y, de esta manera, incrementar su productividad o mejorar su imagen ante los grupos de interés, la pregunta que surge es ¿cómo se ha asegurado que las mediciones en verdad guían una estrategia exitosa para apoyar los objetivos estratégicos como la competitividad y la mejora del margen de utilidad, además, por supuesto de cuidar el ambiente?

Es interesante, y a veces increíble, cuando se observa la forma en que diversas organizaciones, de todos tamaños, tienen estructuras sólidas para sus mediciones en todos los niveles y en todos los procedimientos, pero cuando se llega al tema ambiental, se carece, en la mayoría de los casos, de objetividad para la medición y, por lo tanto, para el control y la mejora. Un ejemplo sería medir el consumo de energía de un periodo a otro, ¿esto no dice nada acerca de si usted tiene un ahorro debido a una mejor estrategia ambiental o si hubo un descenso en la producción y por eso se redujo en consecuencia el nivel de energía? Por lo tanto, no se puede evaluar la estrategia ambiental realizada, el nivel de costo bajará, pero no se sabe a ciencia cierta por qué fue.

Valor agregado

Esta simple acción no tiene en cuenta los aspectos fundamentales y podría darle una perspectiva equivocada de su situación. Para realizar una medición que en verdad agregue valor hay que considerar
lo siguiente:

• Nivel de actividad (industrial, comercial, servicios).

• Tamaño de la empresa (pequeña, mediana, grande).

• Mejores prácticas de operación (a nivel nacional e internacional).

• Precios unitarios

• Históricos al menos de 12 meses.

• Perspectiva de crecimiento de su sector y de su empresa.

Se debe tener en cuenta el nivel de actividad de su organización, no es lo mismo trabajar a 100% que a 70%, esto tiene que ver con sus costos fijos y variables, todo gerente conoce esto, por desgracia en energía, agua e impresión se seguirá utilizando de la misma forma, ya sea que su organización facture a 100% o a 70%, por lo cual es vital comenzar a medir estos elementos que son considerados gastos fijos, pero que poco a poco incrementarán el precio final de los productos o servicios que vende su organización.

Leer más...

Cesar SolaresCésar Solares

CEO Dale Carnegie México Región Central.

@CesarSolares

 
Necesitamos entender esto: la causa de todos nuestros males no es el gobierno, es tan sólo el síntoma. La verdadera solución está en mejorar y actuar cada uno de nosotros.

23 de diciembre de 2005, dos de la mañana, oficinas de tránsito de la delegación ... (no importa, creo que todas son iguales) me encuentro allí para ser solidario con mis compañeros de la oficina (un hombre y tres mujeres), porque chocaron al salir de nuestra fiesta de fin de año. Los embistió un tipo en estado de ebriedad. 

Cuando llegamos allí, me percaté que uno de los oficiales le dijo a su superior que mis compañeros no estaban dispuestos a mocharse en otras palabras, sobornar- ya que no tuvieron la culpa y casi 18 horas después de haber sido retenido mi compañero, nos dimos cuenta que el conductor ebrio, salió sin ningún cargo tan sólo dos horas después…¿Por qué? Porque sus familiares conocían a alguien en la delegación, o alguien de más arriba, y ellos sí cooperaron con la causa.

Un lider2

De mordidas y algo más…

El otro día vi, en un comercial de televisión, cómo la señora que da una mordida de 200 pesos a un policía porque no traía su calcomanía y papeles en regla, años después, por coincidencia, ese oficial es el mismo que la secuestraba...

Está comprobado que algunos policías se inician al cobrar esos 200 pesos, luego aceptan mordidas más grandes de narco-menudistas y, al final, se incorporan a esas redes de delincuencia. También leí que en una encuesta hecha por una agencia de investigación de mercados, se indicaba que 95% de los mexicanos hemos pagado una mordida, o hemos hecho algún acto de corrupción...

¿Cómo somos?

Reconozcamos que, en general, los mexicanos somos despiertos, pasados de lanza, y "dejamos todo para el último momento". El resultado de esta forma de ser es una de las causas principales de lo que hoy en día vivimos.

Acabo de decir una de las principales causas, pero los síntomas son corrupción, violencia, falta de reglas y abuso de poder.

Hay países del Primer Mundo donde el orden y la puntualidad son valores intrínsecos en ellos, por eso siempre tienen sus papeles en regla y no hay por qué pagar la mordida. No se pasan un alto, respetan a los peatones, y no se pasan de listos porque saben que vivir en un mundo donde se respetan las reglas, conlleva a estar en un lugar digno.

Leer más...

Carlos VargasEs propietario de Factor Humano (FH) en Red y es consultor en recursos humanos y cazatalentos para diversas corporaciones.

 
 
Hay que formar comunidades, las cuales son las que dan el sentido y la fuerza a una aspiración de integrarse con éxito en SM; para esto hay que saber comunicarse, con un contenido que nos diferencie, nueva a la acción a nuestra comunidad y nos permita lograr y mantener la confianza para alcanzar la conversión deseada

Definición de CM

“Los procesos organizacionales y lastransformaciones son hijos e hijas del tiempo”: P.Senge

El Community Manager (CM) o administrador de comunidad en línea, es la persona encargada de crear, gestionar y dinamizar una comunidad de usuarios en Internet con independencia de la plataforma que empleen.

También, es el profesional que conoce los objetivos y actúa en consecuencia para conseguirlos, al llegar incluso a definir las estrategias para la consolidación de una comunidad y/o crear un Plan de comunicación en redes y medios sociales.

La problemática e inadecuado resultado al interactuar con las personas vía online, se genera, porque hay quienes de forma errónea creen que es muy simple la tarea de interactuar en y con las redes sociales, conocidas como Social Media (SM); un ejemplo muy claro sucede, al momento que se cree que con subir, o como también se expresa: postear 1 un mensaje en las SM “ya la hicieron”.

En las empresas, la tarea de subir información a las SM, la hace la figura del llamado CM, que ennutridos casos tiene como práctica enfocar gran parte de su tarea a temas de tecnología, y en forma errónea, dedica poco tiempo a reflexionar, planear el impacto de la comunicación, del contenido, de la interacción, del hecho de postear información, al hacerlo “sin ton, ni son”, con una visión más tecnológica, tan sólo buscando el fan o el simple like.

Interacción en SM

“Si no hay comunicación no hay ser humano”: Francisco Garzón

Como en cualquier medio, y las redes son un medio, a la hora que se opera con SM, debe anteceder todo un proceso que implica, entre otras varias e impactantes y astutas acciones, las siguientes:

1. Reflexionar a dónde queremos llegar.

2. Alienar acciones de SM con la organización, con el negocio.

3. Crear comunidad (es).

4. Crear estrategias de comunicación, de contenido, que enganche, que motive a la acción, a la conversión de resultados,etcétera.

Todo un proceso de reflexión, de planeación, de estrategias y  ácticas, para con esto, accionar, reaccionar lo mejor posible y, por supuesto, alcanzar resultados, fundamentados en la confianza, que es el valor más importante en cualquier relación y por cualquier medio, sea analógico y/o digital.

Leer más...