Humanidad y sensibilidad

Portada
Typography

En nuestro país es necesario se difunda más sobre la existencia de los cuidados paliativos y la importancia que tienen para conseguir los recursos que se requieren para brindarlos a los pacientes mexicanos

El gobierno de la Ciudad de México, a través de la Secretaría de Salud y los Servicios de Salud Pública del Distrito Federal, organizó el 1er. Congreso de Cuidados Paliativos, evento inaugurado por Armando Ahued, secretario de Salud del Distrito Federal, en representación de Miguel Ángel Mancera, jefe de gobierno de la misma entidad.

Al acto inaugural acudieron Leobardo C. Ruiz, secretario del Consejo de Salubridad General; Raúl Jiménez, director de Planeación y Desarrollo Académico de la Comisión Nacional de Bioética; Maki Esther Ortiz, presidenta de la Comisión de Salud de la Cámara de Senadores; Antonio Sansores, secretario de la Comisión de Salud de la Cámara de Diputados; Cristina Rojas, secretaría técnica de la Comisión Especial para el Seguimiento del Sistema de Protección Social en Salud, Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF), VI Legislatura; Rodolfo Ondarza, presidente de la Comisión de Salud de la ALDF; Cristina Lasmarías, colaboradora de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para Programas Públicos de Cuidados Paliativos España; Eduardo Muñoz, ex secretario de la Asociación Chilena de Dolor; Rafael Navarro, director médico del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado; Pedro Escudero, director del Hospital de Oncología, Unidad Médica de Alta Especialidad del Instituto Mexicano del Seguro Social, y Sebastián García, director general de Calidad y Educación en Salud.

Armando Ahued

Un nuevo impulso
Ahued expresó que este evento brinda la oportunidad de dar un nuevo impulso a la medicina paliativa, una de las ramas médicas más sensibles al ser humano porque aborda la atención a quienes viven los últimos momentos de su existencia. “La medicina paliativa tiene el objetivo de ofrecer una mejor calidad de vida al paciente terminal, es decir, aquel enfermo que ya no responde a ningún tratamiento curativo y que decide no someterse más a procedimientos médicos que prolonguen su estado crítico de salud”.

Asimismo, dijo, los pacientes en esta condición presentan múltiples y complejas necesidades que requieren un gran soporte humanitario de un equipo multidisciplinario de salud, así como de sus familiares, puesto que el manejo de la atención a la salud del enfermo terminal debe ser flexible, integral, de calidad y eficaz para evitarle un mayor sufrimiento y preparar a la familia para el duelo, después de su muerte.

Entre las enfermedades que con mayor frecuencia generan una situación de pacientes en fase terminal están las complicaciones ocasionadas por la hipertensión arterial, diabetes mellitus, los tumores cancerosos, tanto en adultos como en niños, y los procesos degenerativos del sistema nervioso central. En la mayoría de estos casos, la tendencia en los últimos años ha ido en aumento y, por ende, cada vez habrá mayor demanda.

Mencionó que en atención a los lineamientos establecidos por la OMS sobre la necesidad de favorecer al paciente con enfermedad avanzada con cuidados en su domicilio, se puso en marcha en la Ciudad de México el programa El médico en tu casa, con el fin de detectar y atender las necesidades de los enfermos que se encuentran en esta condición y que, por diversas circunstancias, no han podido acceder a los servicios de cuidados paliativos que se ofrecen en la Secretaría de Salud del DF (SSa del DF).


 

“Después de dos meses de iniciar el programa y de visitar 442,561 domicilios, se encontraron 109 pacientes en fase terminal, a quienes se inició el apoyo terapéutico con un equipo de profesionales. De igual manera, con la intención de orientar sobre los cuidados básicos de pacientes postrados, se asumió la asesoría para 814 personas que se encontraron en esta situación”, detalló.

Por medio de esta innovadora estrategia se proporciona información continua y apoyo emocional que permite al paciente y sus cuidadores o familiares, expresar sus emociones, ser escuchados y participar en la toma de decisiones sobre los cuidados que recibe el enfermo terminal. Se tiene contacto con ellos las 24 horas del día, los 365 días del año, a través del Programa Medicina a Distancia.

Humanidad y sensibilidad2

Para lograr dichos objetivos, se mantiene una estrecha coordinación interinstitucional con diferentes niveles de atención del sistema nacional de salud, los comités de bioética de los hospitales y grupos multidisciplinarios de salud que valoran a detalle el diagnóstico de la enfermedad avanzada del paciente, el tratamiento que se le otorga y el manejo tanatológico de cada caso.

“Los cuidados paliativos son un instrumento indispensable para la SSa del DF por los beneficios que implica para los pacientes y familiares, por lo cual este año capacitamos a diferentes grupos multidisciplinarios en cuanto a la detección de necesidades del enfermo terminal y sus cuidadores, con alto contenido científico pero, sobre todo, humanístico”, ahondó.

En la actualidad, el Distrito Federal es reconocido por la Asociación Latinoamericana de Cuidados Paliativos con la tercera posición de América Latina en dicha materia, tan sólo después de Chile y Costa Rica, al considerar que hay ya disposiciones legales tanto a nivel federal como local al respecto, que existe un programa y se han otorgado diplomados y cursos básicos, a través de los cuales se han capacitado a 110 profesionales de la salud con los que se han integrado equipos multidisciplinarios en cinco unidades hospitalarias y en las 16 jurisdicciones sanitarias.

“Este 1er. Congreso de Cuidados Paliativos es un espacio propicio para el intercambio de experiencias, la adquisición de nuevos conocimientos e información actualizada sobre políticas normativas para el manejo integral del paciente terminal y sus familiares, elemento fundamental en la preparación de los médicos, enfermeras, psicólogos, trabajadores sociales, odontólogos y personal administrativo que conforman los equipos multidisciplinarios especializados en cuidados paliativos”, resumió.

Subrayó que la SSa del DF da cumplimiento a las normas que regulan el otorgamiento y la aplicación de los cuidados paliativos pero, de forma prioritaria, atiende las demandas más sentidas de los habitantes de la capital social que, por desgracia, atraviesan una situación tan difícil como es el tener un familiar enfermo terminal.

“Con eventos como éste buscamos avanzar en la capacitación de nuestro personal, fortalecer su espíritu de ayuda y volcar su calidad humana a favor de quienes más lo necesitan. Lo hacemos trabajando juntos, Decidiendo juntos”, concluyó Ahued.


 

Humanidad y sensibilidad3

Completo bienestar físico
Durante su participación, Leobardo C. Ruíz, aprovecho para hablar sobre las Políticas en salud de los cuidados paliativos, hizo un recorrido por las definiciones legales que fundamentan la existencia de las políticas públicas en salud, el Consejo de Salubridad General y las autoridades sanitarias del país.

Aclaró que la OMS establece que la salud es un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no sólo la ausencia de afecciones o enfermedades, mientras que las determinantes sociales de la salud son las condiciones socioeconómicas en que las personas nacen, crecen, viven, educan, trabajan y mueren.

Una vez entendido lo anterior, informó la evolución de los indicadores de rezago social a nivel nacional y de los municipios con menor índice de desarrollo humano:
• En 2005 la población analfabeta de 15 años y más a nivel nacional tenía un indicador de 8.3 para ser de 6.88 en 2010.
• En 2005 la población sin derechohabiencia a los servicios de salud a nivel nacional mostraba un indicador de 49.7 que pasó a 39.8 en el año 2010.
• El indicador de viviendas que no disponían de agua entubada de la red pública en 2005 era de 11, el cual pasó a 11.2 en 2010.
• El indicador de viviendas que no disponían de energía eléctrica en 2005 fue de 6.1 y ésta cambio a 1.8 en 2010.

En cuanto a la población en situación de pobreza al 2012, reveló, se integraba por 53.3 millones de personas (mdp), 60.6 mdp tenían un ingreso inferior a la línea de bienestar, 22.6 mdp presentaron rezago educativo, 25.3 mdp carecían a servicios de salud, 71.8 mdp no contaban con seguridad social, 15.9 mdp no gozaban de calidad y espacios en la vivienda, a 24.9 mdp les faltaba acceso a los servicios básicos en la vivienda y 27.4 mdp carecían de acceso a la alimentación.

Es decir, el rezago educativo de 1990 a 2012 disminuyó de 26.6% a 19.2%, el acceso a la seguridad social de 2008 a 2012 también se redujo de 65% a 61.2%, al igual que los servicios básicos en la vivienda del año 2010 al 2012 de 22.9% a 21.2%, la falta de acceso a los servicios de salud pasó de 58.6% en el año 2000 a 21.5% en 2012, la calidad y espacios en la vivienda 41.5% en 1990 a 29.4% en el año 2000, y el acceso a la alimentación en 2008 era de 17.7% a 13.6% en 2012.

Sobre la mortalidad general enlistó los casos de defunción por cada 100 mil habitantes:
• Por cuestiones cardiovasculares, en 1980 se registraron 106.8 y en el año 2011 fueron 121.6.
• Debido a tumores malignos, en 1980 se registraron 39.5 y en el año 2011 fueron 61.7.
• Por causas infecciosas y parasitarias, en 1980 ocurrieron 93.5 y en el año 2011 fueron 16.4.
• Por diabetes mellitus, en 1980 fueron 21.9 y en el año 2011 se registraron 69.9.

Como respuesta a lo anterior es que el gobierno federal se ha planteado los objetivos de un México próspero, con educación de calidad, incluyente, en paz y con responsabilidad global.

 

Humanidad y sensibilidad4

“Queremos un México incluyente que integre a la sociedad con equidad, cohesión social e igualdad de oportunidades, por tanto los objetivos son garantizar el ejercicio efectivo de los derechos sociales de toda la población, transitar hacia una sociedad equitativa e incluyente, asegurar el acceso a los servicios de salud, ampliar el acceso a la seguridad social y proveer un entorno adecuado para el desarrollo de una vivienda digna”, refirió Ruíz.

Después, definió como cuidados paliativos al cuidado activo y total de aquéllas enfermedades que no responden a tratamiento curativo como, por ejemplo, demencias, SIDA, enfermedad cardíaca, esclerosis lateral amiotrófica, hepática u oncológicas. El control del dolor y de otros síntomas, así como la atención de aspectos psicológicos, sociales y espirituales.

Explicó los modelos de atención con los cuales se pretende mejorar la calidad de vida de pacientes y sus familias, los cuales son:
• En el primer nivel de atención médica se favorecerá la atención domiciliaria y se procurará la continuidad de la atención con atención telefónica y equipo multidisciplinario.
• En el segundo nivel se tomarán en cuenta en mayor medida los factores relacionados con el paciente, la escasa respuesta terapéutica y los factores familiares con equipo consultor y formación en cuidados paliativos.
• En el tercer nivel en las unidades especializadas, se brindará consejería, apoyo psicosocial ante el sufrimiento y manejo del estrés, así como autocuidado del personal de salud.

Leobardo C Ruiz

En todos ellos habrá una evaluación y tratamiento de síntomas, se implementarán los objetivos con los pacientes y sus familias y habrá un sistema de referencia y contrarreferencia eficiente.

A manera de resumen, mencionó que se abordarán los cuatro aspectos que consideran los
cuidados paliativos:
1. Manejo sintomático: evaluación, manejo terapéutico y monitoreo.
2. Consideraciones bioéticas: avance científico, tecnológico con necesidades, preferencias y plan de vida de los pacientes.
3. Marco regulatorio: Ley General de Salud, Artículo 226; libros de control y recetarios electrónicos.
4. Formación de recursos humanos: aval académico y cuidados paliativos en currículo de pregrado.

En concreto, sobre las líneas de acción que ayudarán a mejorar la atención de la salud a la población en vulnerabilidad, enlistó:
• Reducir la mortalidad materna e infantil.
• Calidad de la atención materna y perinatal.
• Capacitación en autocuidado de la salud.
• Acciones de nutrición y salud para mejorar el desempeño escolar.
• Políticas de salud en cada etapa del ciclo de vida.
• Campañas de vacunación.
• Combate de epidemias y desnutrición.
• Acciones regulatorias para evitar riesgos sanitarios.
• Enfoque intercultural.
• Prevención y promoción de la salud de los migrantes.
• Detección de discapacidades, estimulación temprana y rehabilitación.
• Infraestructura, unidades médicas móviles y equipamiento.
• Anticipación y respuesta ante enfermedades emergentes y desastres.


 

Ferdinard Recio

Los compromisos internacionales por un México en paz y con responsabilidad global establecen como prioridades el acceso efectivo, la calidad en los servicios y prevención.

Las perspectivas son consolidar un sistema de salud universal con un enfoque preventivo, un modelo de atención más homogéneo y una operación más integrada; crear y operar políticas públicas con enfoque multidisciplinario e intersectorial, fortalecer la rectoría de la SSa y vigorizar y consolidar el enfoque de prevención y el autocuidado de la salud. Sumado a lo anterior, se pretende lograr mejores estilos de vida, disminuir y evitar riesgos de las enfermedades:
• Ligadas al rezago.
• Derivadas de la transición epidemiológica.
• Vinculadas a malos hábitos como el alcoholismo, tabaco, las drogas ilícitas y prácticas sexuales y reproductivas no seguras.

Para conseguir dichas metas, el secretario del Consejo de Salubridad General finalizó: “Se necesita cambiar de paradigma, tanto al personal de salud como a la población, ir de un enfoque asistencial centrado en la atención de la enfermedad o biológico lesional, para virar a fortalecer la visión de la salud, a través de la prevención, los buenos hábitos individuales y colectivos, centrados sobre todo en una mejor nutrición y actividad física. Una política de salud con renovada visión interinstitucional e intersectorial. Consolidar el abatimiento de la inequidad y consolidar el mejor arreglo financiero y organizacional”.

Un gran programa
Cabe mencionar que entre los ponentes de este congreso se encontraron además de Ruíz, García y Lasmarías, Gabriel O’Shea, comisionado nacional de Protección Social en Salud; Celina Castañeda, subdirectora de Planeación de la Comisión de Protección Social en Salud; Eduardo Bruera, del MD Anderson de Houston, Texas; Eduardo Muñoz, de la Asociación Chilena de Dolor de Santiago de Chile, y Manuel Ruíz de Chávez, comisionado nacional de Bioética.

Además, el programa incluyó diversas mesas redondas donde se abordaron temas como la Guía para las buenas prácticas sanitarias en los recetarios electrónicos para cuidados paliativos; Manejo del paciente en cuidados paliativos en las unidades de salud. Medicina a distancia y el médico en tu casa, y Presentación legislativa de los cuidados paliativos.

Difundir y hacer conciencia
El coordinador del congreso y responsable del Programa de Cuidados Paliativos, Ferdinard Recio, coincidió en que en nuestro país es necesario se difunda más sobre la existencia de los cuidados paliativos y la importancia que tienen para conseguir los recursos que se requieren para brindarlos a los pacientes mexicanos.