Claridad y certeza para la IF

Portada
Typography
“Como autoridad sanitaria, hemos generado mecanismos más eficientes, hemos evolucionado; pusimos a disposición de la industria esquemas como son los terceros autorizados para que todos tengan claridad y certeza de qué pueden esperar de la autoridad”: Sánchez y Tépoz

“HOY LES ANUNCIO con gusto que ya resolvimos gran parte del rezago que existía de años atrás”, resaltó Julio Sánchez y Tépoz, comisionado de Fomento Sanitario de la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris), en el marco de la 11ª Feria de Proveedores 2015 de la asociación de Distribuidores Nacionales de Medicamentos y Genéricos Intercambiables (Dinamegi).

Dicho evento contó con la presencia de personalidades de la IF y de las autoridades sanitarias federales, como Sánchez y Tépoz, Olga Aguirre y Gibrán de la Torre González, los tres de Fomento Sanitario de la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris); Rafael Gual, director general de la Cámara Nacional de la Industria Farmacéutica (Canifarma); y Jorge Perichart, director general de la Asociación Nacional de Ejecutivos de Ventas de la Industria Farmacéutica, entre otros.

Martín de León, presidente de Dinamegi, estuvo acompañado de los integrantes de la Mesa Directiva de la asociación, entre ellos, Mauricio Sánchez, secretario de Relaciones Institucionales, quien fue moderador del evento.

Prioridades en salud
La conferencia magistral, titulada Estrategia para garantizar el acceso y disponibilidad de analgésicos controlados estuvo a cargo de Sánchez y Tépoz, precedida por unas palabras del presidente de Dinamegi, quien expresó: “Hemos tenido bastante participación con la gente de la Cofepris, lo cual nos trae grandes beneficios porque, de esta manera, conocen lo que hace la industria y cómo trabajamos los distribuidores para que todos salgamos avantes”.

Acto seguido, Sánchez y Tépoz inició su conferencia al indicar que su participación en este tipo de eventos “es con el propósito de apoyar, de llevarnos la lista de prioridades, de necesidades, para resolver de manera conjunta las observaciones que ustedes tengan en el ámbito regulatorio, aunado a reforzar la comunicación que tenemos con la IF y de distribución, ya que sabemos que son parte importante para completar nuestro mandato de política farmacéutica”. 

Asimismo, dijo que la distribución de medicamentos genéricos es un elemento muy importante en la política farmacéutica del actual gobierno de la República y su función, desde el punto de vista regulatorio, es muy relevante. “Derivado de la estrategia de liberación de genéricos que hizo la Cofepris desde hace tres años, hemos logrado generar cambios muy importantes en términos numéricos y de acceso a medicamentos para la población, al pasar de 54% de unidades hace tres años, a 82% en el último año, de tal forma que hemos logrado bajar el costo de los medicamentos y generar incluso mayor competencia”.

Nuevos horizontes
Indicó que lo anterior ha sido posible gracias al apoyo de la IF, así como de la coordinación eficiente de asociaciones como la Canifarma y empresas que han hecho cambios importantes en la función regulatoria al entender que el modelo ya cambió. “Como autoridad sanitaria, hemos generado mecanismos más eficientes, hemos evolucionado; pusimos a disposición de la industria esquemas como son los terceros autorizados para que todos tengan claridad y certeza de qué pueden esperar de la autoridad”.

Previó que la Cofepris tiene nuevos horizontes hacia dónde escalar su función, y uno de esos temas es el lanzamiento de recetarios y libros electrónicos, hecho que surge de una política que obedece a llamadas internacionales.

Problema económico
Dio a conocer que el tema de cuidados paliativos obedece a un problema económico de información asimétrica, y lo explicó de la siguiente manera: “Existe una demanda importante de medicamentos controlados por parte de los pacientes, hospitales y médicos que no ha sido cubierta por los ofertantes, hecho que repercute en la producción de dichos fármacos, ya que los laboratorios no tienen claro cuántos medicamentos de este tipo se requieren, lo cual, a su vez, genera un desabasto con su consecuente desincentivo para las farmacias”.

Es importante analizar, comentó, la problemática de la dispensación de medicamentos vinculados a los cuidados paliativos. “En primer lugar, existen dificultades logísticas, debido a que quienes los distribuyen nos comentan que es muy complejo llevar libros de control físicos que exige la norma para cualquier distribuidor y laboratorio que produzca, distribuya y comercialice productos controlados”.

Asimismo, agregó que es complejo adquirir, por parte de las farmacias, una licencia para poder dispensar medicamentos controlados que también involucra una licencia específica, con trámites específicos y libros de control, lo cual también ha generado un desincentivo. “Como autoridades regulatorias, identificamos un problema básico que hace referencia a los médicos, quienes no pueden recetar medicamentos opioides, a no ser que sean especialistas; sin embargo, la norma indica que cualquier médico puede hacerlo con un recetario específico. Por ello, la Secretaría de Salud anunció en junio el lanzamiento de los libros de control y recetarios electrónicos, a raíz del acuerdo del Consejo de Salubridad General, el cual indica tres acciones básicas; la primera, el uso de libros de control electrónicos; segundo, los recetarios especiales electrónicos y, tercero, reglas para establecer medidas que agilicen la disponibilidad de medicamentos”.


¿Cómo funcionan?
El recetario electrónico funcionará sólo para medicamentos controlados; el médico podrá acceder a una plataforma electrónica donde tendrá que identificarse como profesional de la salud para solicitar un recetario especial y, de esta manera, podrá solicitar, de manera gratuita, desde cualquier parte del país, basta con que tenga acceso a Internet, un recetario especial. Esta solicitud puede ser atendida en un plazo no mayor a cinco días, y puede imprimirse a través de la plataforma el recetario especial para prescribir medicamentos controlados, mismo que tendrá un código de seguridad que lo hace válido y legítimo.

Por su parte, el libro de control electrónico, de vital importancia para muchos almacenes de distribuidores, farmacias y laboratorios, debe registrar las entradas y salidas de los medicamentos controlados, para que cuando la Cofepris realice una verificación todo esté en orden. 

“Se trata de un sistema electrónico muy sencillo, sin costo, de reporte semestral, en donde ya no es necesario tener el libro físico, no se requiere la solicitud de autorización, sino que se hace una solicitud electrónica para efecto de poder llenar un formulario en donde se vayan registrando las entradas y salidas, es más flexible, incluso para hacer movimientos como correcciones en tiempo real", puntualizó.

Respecto al último punto, concerniente al control y la disponibilidad, en 2014, el último reporte de la Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes ( JIFE) concluyó que se necesita una coordinación específica para asegurar el abasto en el mercado de cualquier país de medicamentos opioides controlados, y de esta forma, justo deriva la tercera acción para efecto de asegurar el abasto en México de productos controlados.