Impulsan un mejor acceso

Portada
Typography
Para vivir más y con calidad se requiere de opciones de tratamiento como los medicamentos biocomparables, que hoy pueden ofrecer una gran calidad a un menor costo

"La IF que conforma la Asociación Nacional de Fabricantes de Medicamentos (Anafam) ha sido y seguirá siendo el aliado natural de los mexicanos y del gobierno federal, ya que su principal característica es proporcionar salud a través de productos de alta calidad a precios accesibles”, aseguró Dagoberto Cortés, presidente de dicha asociación en la bienvenida a los asistentes al seminario Tendencias internacionales en materia de medicamentos biotecnológicos, impartido por Huub Schellekens.

Y continuó el directivo: “Nuestras empresas garantizan autonomía y soberanía en el abasto de medicamentos en el país y permiten que el derecho a la salud sea una realidad tangible. El tema de los biotecnológicos y biocomparables representa un panorama muy prometedor en materia de salud”.

Asimismo, comentó que la Anafam agrupa a 28 laboratorios farmacéuticos de alto prestigio y reconocimiento. “Somos una asociación sólida y madura con 70 años de presencia en nuestro país, invertimos de forma continua en más plantas de producción, así como en investigación e innovación, lo cual nos ha permitido generar más empleos de calidad y bienes certificados en tecnología”.

Aumento en expectativa de vida
Es de conocimiento común, dijo, que la población vive ahora más años, y con ello, se ha migrado de enfermedades infecto-contagiosas a crónico-degenerativas; por desgracia, muchos de estos pacientes tienen enfermedades comórbidas, lo que erosiona su calidad de vida.

La mayor parte de las enfermedades crónico-degenerativas, apuntó, suelen tratarse con medicamentos biotecnológicos, tratamientos que duran más tiempo, y en consecuencia, el costo es mayor.

Enfermedades como el cáncer, la artritis reumatoide, esclerosis múltiple, diabetes e insuficiencia renal, tienen un gran impacto social y se han convertido en una gran carga económica que ha puesto mucha presión en los presupuestos de las instituciones de salud, y desde luego, en los bolsillos de los propios pacientes.

Gran calidad a menor costo
Para vivir más y con calidad se requiere de opciones de tratamiento como los medicamentos biocomparables, que hoy pueden ofrecer una gran calidad a un menor costo. La presión financiera para el sector público en la adquisición de medicamentos aumenta por el incremento en el número de pensionados, así como por el aumento en pacientes con enfermedades crónico-degenerativas que requieren tratamientos de largo plazo.

“Aunque se han realizado diferentes esfuerzos y programas para aminorar esta presión financiera es necesario esforzarse más, ya que según cifras de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), en México el gasto en medicamentos es de 27.1%, lo cual dista del promedio de los países que integran dicho organismo, que es de 16.4%”, añadió Cortés.

En el sector privado la brecha es aún mayor, subrayó, los pacientes que acuden a consultorios utilizan 47.8% de su presupuesto en salud en la compra de medicamentos, en comparación con el promedio de los países de la OCDE, que es de 19.5 por ciento.

De ahí la urgencia, precisó, de buscar más opciones que nos ayuden a enfrentar tales retos. “Mi deseo es que después de escuchar al doctor Schellekens, contemos con mayor información que nos permita tomar mejores decisiones en beneficio de nuestros pacientes”.

Impulsan un mejor acceso2

De biotecnológicos y biosimilares
El doctor Huub Schellekens, profesor de Biotecnología Farmacéutica en la Universidad de Utrechten los Países Bajos, y director del Centro Utrecht de la Organización Mundial de la Salud (OMS), para la Excelencia de Productos Biofarmacéuticos Asequibles en los Países Bajos y Medianos Ingresos, compartió en su conferencia que ha pasado los últimos 20 años en el laboratorio en el estudio de productos biotecnológicos.

Destacó que en la Universidad de Utrecht se considera la voz independiente en la discusión de los biosimilares, 50% del personal está dedicado al seguimiento de medicamentos biotecnológicos. La inmunogenicidad es el tema a revisar en lo que respecta a biotecnológicos y biosimilares, sobre todo para entender por qué los pacientes crean anticuerpos hacia estos productos.

Asimismo, vislumbra un relajamiento en el tema de la regulación de los biotecnológicos en Europa, por lo que considera que en 10 años serán los próximos genéricos.

La fabricación = mayores riesgos
El también profesor de Biotecnología Médica en el Departamento de Estudios de Innovación e investigador de la Facultad de Ciencias Farmacéuticas de la misma universidad, señaló que las proteínas recombinantes, moléculas que existen en forma natural en el cuerpo humano, llevan el liderazgo en la fabricación de medicamentos biotecnológicos. “La biotecnología moderna inició en las compañías que empezaron a producir insulina más que en las compañías internacionales”.


“Nuestras empresas garantizan autonomía y soberanía en el abasto de medicamentos en el país y permiten que el derecho a la salud sea una realidad tangible. El tema de los biotecnológicos y biocomparables representa un panorama muy prometedor en materia de salud”: Dagoberto Cortés

Impulsan un mejor acceso3

Explicó que implica un mayor riesgo la fabricación de biotecnológicos, ya que se involucra a células vivas, a diferencia de las moléculas creadas por síntesis de productos químicos. En contraste con un medicamento común, en el biotecnológico el tamaño de la molécula es más grande, compleja, inestable e imposible de obtener copias idénticas.

Los medicamentos tradicionales pueden ser analizados por métodos fisico-químicos y/o biológicos, en cambio, en los biotecnológicos es más complicado caracterizar, pues se precisa de metodologías analíticas que implican una instrumentación costosa, compleja y sofisticada a cargo de personal altamente especializado y calificado.

Cambios y mejoras
Se trata de productos que no requieren una dosis frecuente, como es el caso de los fármacos clásicos debido a sus moléculas pequeñas.

Con respecto a la calidad, mencionó que resulta difícil hacer un biosimilar porque no se apegan al original, no es idéntico en sí mismo, incluso entre lote y lote, o entre cada sitio de fabricación.

La mejor forma de mostrar similitudes es a través de ensayos clínicos, pues se deben considerar diversos aspectos, como las variaciones en las condiciones de fabricación, así como en los cambios y mejoras.

Eficacia y seguridad
Precisó que los productos biotecnológicos cuentan con un perfil de seguridad mucho más favorable que el de los medicamentos tradicionales, ya que son reutilizados por el cuerpo humano como cualquier otro material biológico.

A decir del doctor Schellekens los riesgos de seguridad de un producto biotecnológico pueden generar un efecto exagerado del medicamento, lo que estimula al sistema inmune y ocasiona reacciones en la piel.

Tales riesgos se superan al momento que el producto innovador ha mostrado su eficacia y seguridad en la clínica y no hay evidencia que demuestre que un biocomparable de un medicamento innovador tenga un perfil de seguridad distinto a éste.

Mejores precios
La formulación, puntualizó, es un factor importante en la inmunogenicidad, “no es la molécula en sí, sino la forma que se produce. Influyen también factores como sus propiedades físico-químicas, la producción, el empaque, y su modo de acción. Incluso se deben considerar aspectos como los tratamientos concomitantes, dosis, frecuencia, duración, además de la edad, el género y los antecedentes genéticos del paciente”.

Para concluir, destacó que la importancia de los biocomparables radica en que fuerzan a los fabricantes originales a innovar. El uso de tecnologías novedosas impulsa el aumento en la calidad de los medicamentos, fomenta la competencia, disponibilidad y, por supuesto, da lugar a mejores precios.