Más salud = Mayor crecimiento económico

Portada
Typography

“La Alianza por la Innovación en Salud fomentará la realización de acciones conjuntas a fin de favorecer el acceso a la innovación en el sector salud mexicano. De esa forma, el compromiso de la industria de innovación para acompañar los esfuerzos del sector salud en su conjunto y capitalizar el potencial de México en materia de investigación clínica y desarrollo siguen entre las prioridades y objetivos en común”, destacó Cristóbal Thompson, director ejecutivo de la AMIIF.

Se ha convertido, poco a poco, en un evento infaltable en la agenda de la IF. Por tercer año consecutivo,la Asociación Mexicana de Industrias de Investigación Farmacéutica (AMIIF) celebró laInnovaciónnacionales e invitados internacionales dialogaron sobre las tendencias y los retos de la innovación en, donde académicos, autoridades públicas, líderes de la IF, grupos de pacientes, expertos Semana de la salud para mejorar la productividad, beneficiar la calidad de vida de los pacientes y el crecimiento económico.

Con el tema Innovar para crecer se destacó la importancia de contar con indicadores y medidores de éxito, puesto que “la AMIIF busca que haya una sensibilización entre los diversos actores del sector salud, con el fin de atraer mayor inversión al país en beneficio de la salud, calidad de vida de los pacientes, los niveles de productividad y competitividad del país. México es un país que cuenta con una gran promesa: el bono demográfico que viene en camino, el cual debe ser capitalizado de la mejor manera, con bases sólidas como una buena salud y educación”, destacó Cristóbal Thompson, director ejecutivo de la asociación en la inauguración.

Alexis Serlín, presidente de la AMIIF, expresó que la Semana de la Innovación “representa nuestra aportación para contribuir al fortalecimiento de la competitividad, a partir de la salud de los mexicanos, a través del acceso a la innovación farmacéutica. Este espacio, que ya se ha vuelto una tradición anual y es un foro único para quienes trabajamos en el sector salud”.

Diagnóstico nacional
Juan Pablo Castañón, presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), abundó sobre La salud como pilar de productividad y competitividad del país: “La salud tiene un valor intrínseco, reduce la pobreza, protege el patrimonio de las familias, mejora el desempeño escolar de los niños y jóvenes, eleva la productividad de los trabajadores y las empresas, genera un ambiente más propicio para la inversión y la productividad; en resumen, contribuye al crecimiento económico”.

Informó que México asigna recursos insuficientes al sector salud y, además, se ejercen de manera ineficiente. “Con 6% del PIB dedicado al Sistema Nacional de Salud estamos muy por debajo de 9% que el resto de miembros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) destina al cuidado y prevención de la salud”.

Resultado de lo anterior es que el gasto de bolsillo de las familias mexicanas es el más alto de la OCDE: en promedio cada mexicano gasta en salud alrededor de 13 mil pesos por año debido a que no cuenta con cobertura o acceso eficaz al sistema de salud pública.

La incapacidad de desarrollar un enfoque preventivo nos ha ubicado como un país con alta prevalencia de enfermedades no transmisibles que, cada año, generan pérdidas de entre 4 y 6% del PIB, tan sólo por ausentismo laboral y hasta 3% adicional se debe a retiro prematuro por incapacidad.

El CCE propone las siguientes estrategias como parte de su Visión México: incrementar el presupuesto en salud conforme a las mejores prácticas internacionales, que se ejerza de manera transparente, se implementen para ello nuevos controles y la sociedad sea partícipe del seguimiento y evaluación de los indicadores de salud, además de invertir en nuevas tecnologías y procesos para elevar la calidad del servicio médico y el bienestar de los mexicanos.

Es necesaria una mayor coordinación entre instituciones de salud y órdenes de gobierno con el sector privado, construir un sistema de salud universal que garantice acceso equitativo a todos los solicitantes y la creación de un fondo nacional para el tratamiento de enfermedades de alto costo y medicamentos de alta especialidad. “Desde el sector empresarial, entendemos que existe una relación positiva entre el ingreso y el capital humano”, finalizó.

La innovación juega un papel fundamental en el ciclo de productividad de una nación, ya que la calidad y la esperanza de vida son incrementadas a partir del progreso obtenido por la innovación en salud.

Salud y productividad
El primer panel titulado El vínculo salud y productividad: la visión económica y de competitividadestuvo integrado por Ricardo Pérez, especialista de la División de Salud y Protección Social del Banco Interamericano de Desarrollo; Roberto Martínez, director del Centro de la OCE en México para América Latina; Juan Pardinas, director general del Instituto Mexicano para la Competitividad; José Campillo, presidente ejecutivo de la Fundación Mexicana para la Salud; Rafael Lozano, director general adjunto del Centro de Investigación en Sistemas de Salud del Instituto Nacional de Nutrición, y Nicolás Kubli, titular de la Unidad de Análisis Económico de la Secretaría de Salud.

Dialogaron sobre cómo avanzar en materia de salud, México requiere un modelo eficiente y accesible, pues hoy en día el costo indirecto de la diabetes alcanza cerca de 2.1% del PIB, es prioritario invertir en salud y generar políticas públicas enfocadas en la productividad, que el sector público, privado y la sociedad se coordinen, medir la capacidad del sistema de salud para atención de enfermedades y volver a la salud prioritaria en la agenda política.

Innovación y desarrollo
Héctor Hernández, director de Industrias Ligeras de la Secretaría de Economía; Miguel Ángel Margáin, director general del Instituto Mexicano de la Propiedad Intelectual (IMPI), y Ma’ayan Laufer, consultor senior de Propiedad Intelectual de Pugatch Consilium, integraron el panel Impacto de la innovación como detonador de desarrollo.

México ocupa el lugar 55 de 138 en materia de innovación, la posición 67 en protección a la propiedad intelectual, 94 en ineficiencia del gasto gubernamental, 89 en incentivos fiscales para la inversión, a decir del Reporte Global de Competitividad 2015-2016 de The World Economic Forum, y que la innovación es fundamental para el desarrollo de la IF.

Margáin subrayó que es la propiedad intelectual la que permite que esa innovación se traduzca en beneficios que detonen la competitividad y, en este sentido, es el sector farmacéutico el que más demanda servicios del IMPI en materia de propiedad intelectual, por lo tanto, debe estar en la agenda como una moneda de cambio valiosa.

Hay siete factores propicios para la innovación biotecnológica:
1. Capital Humano.
2. Infraestructura en IyD.
3. Propiedad intelectual.
4. Ambiente regulatorio.
5. Marcos de transferencia de tecnología.
6. Incentivos comerciales y de Marketing.
7. Leyes y reglas.

Panorama estatal
El siguiente panel se tituló Salud como detonador de productividad y competitividad para los estados, en el cual intervinieron Alfredo Gobera, secretario de Salud de Querétaro; Brenda Valderrama, secretaria de Innovación, Ciencia y Tecnología del Estado de Morelos, y Óscar David Hernández, presidente de la Comisión Nacional de Seguridad Social y Salud de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex).

Ellos coincidieron en la importancia del trabajo coordinado entre las secretarías de Salud, Educación y Desarrollo para atraer inversión a los estados e innovación al sector salud. En la Coparmex perciben de manera transversal al individuo, los estados y las empresas para atender el área de la salud, pues es necesario se enfoquen los esfuerzos hacia una sociedad próspera con ayuda de la tecnología.


“La salud tiene un valor intrínseco, reduce la pobreza, protege el patrimonio de las familias, mejora el desempeño escolar de los niños y jóvenes, eleva la productividad de los trabajadores y las empresas, genera un ambiente más propicio para la inversión y productividad; en resumen, contribuye al crecimiento económico”: Juan Pablo Castañón, presidente del CCE.

Desarrollo y formación del talento humano
En el panel Importancia de la formación y el desarrollo del recurso humano en la salud hablaron sobre las competencias del médico general, un profesional que debe poseer pensamiento científico y un gran compromiso social enfocado a prevenir enfermedades y no sólo curarlas.

Teresa de León, directora de Comercialización de Tecnología del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología, subrayó como pilares del consejo la formación de Recursos Humanos, desarrollo de tecnología e innovación: “Se han destinado más de 1,000 millones de pesos a la innovación porque la salud es un sector prioritario para el organismo”.

Transparencia y ética
Este panel fue moderado por Rusell Williams, vicepresidente de Relaciones Gubernamentales y Política Pública de la Asociación Canadiense de Diabetes, e intervinieron Juan Millán, director general del Consejo de Ética y Transparencia de la IF; Manuel Ruíz de Chávez, presidente de la Comisión Nacional de Bioética, y Eduardo Bojórquez, director ejecutivo de Transparencia Mexicana.

Williams abrió la conversación al afirmar que ser ético en materia de salud genera confianza en la industria y, por tanto, negocio. La ética en investigación clínica ayuda a que la sociedad conozca los beneficios de las investigaciones financiadas por la IF, además, este sector fue el primero en crear su consejo de ética en el país.

La ética y las buenas prácticas en el área farmacéutica tienen repercusión en la vida y la salud de las personas, por eso es tarea de los comités de ética enriquecer la interacción entre la IF y las organizaciones de pacientes.

El futuro de la investigación
La mesa moderada por Gabriela Dávila, directora regional de Investigación Clínica de Pfizer, abordó los Avances y próximos pasos en materia de investigación clínica. En ella participaron: César Jesús Fragoso, jefe de la Unidad de Desarrollo Sectorial de Pro México; Juan Carlos Gallaga, comisionado de Autorización Sanitaria de la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios; Arturo Rodríguez, presidente de ACROM, y José Gerardo González, jefe del Servicio de Endocrinología del Departamento de Medicina Interna de la Facultad de Medicina y Hospital Universitario Dr. José E. González, de la Universidad Autónoma de Nuevo León.

Anotaron como el gran reto de México respecto a la IF aumentar la investigación clínica y que para su promoción la mejor carta de presentación es la certidumbre, aspecto en el que se ha enfocado la autoridad regulatoria.

En la actualidad, se realizan 238,072 estudios clínicos en el mundo, de los cuales en el país se llevan a cabo 2,469. “México tiene 27 fortalezas para atraer inversión al país a través de investigación clínica, sólo se requiere que todos los actores asuman su compromiso y formen un círculo virtuoso en esta materia y podamos ofrecer más y mejores opciones terapéuticas a los pacientes”, explicó Fragoso.

Contra las enfermedades tropicales
Para empezar el segundo día de trabajos, María Elena Bottazzi, associate dean, National School of Tropical Medicine y Baylor College of Medicine, profundizó en las Global Health Technologies: Innovative and multidisciplinary public-private partnership approaches to combat neglected tropical diseases.

Abundó sobre el desarrollo de vacunas para prevenir las enfermedades tropicales y cómo éstas han contribuido a disminuir el número de decesos en todo el mundo. En concreto, las vacunas contra el neumococo y el rotavirus han reducido el número de decesos. “2.5 millones de vidas de niños se han salvado gracias a estas iniciativas”.

En cuanto a los desarrollos en progreso, compartió que se han salvado 19 millones de vidas de personas infectadas del SIDA, además de que la malaria se redujo 30%. “El mundo ha cambiado desde el año 2000”.


Avanzar en materia de salud, México requiere un modelo efiiente y accesible, pues hoy en día el costo indirecto de la diabetes alcanza cerca de 2.1% del PIB, es prioritario invertir en salud y generar políticas públicas enfocadas en la productividad, que el sector público, privado y la sociedad se coordinen, medir la capacidad del sistema de salud para atención de enfermedades y volver a la salud prioritaria en la agenda política.

Las claves de la innovación
Y continuó: “México está en el lugar 50 del ranking mundial de Innovación, después de países como Perú, Chile, Brasil, Colombia y Costa Rica”, definió Stephen Ezell, vicepresidente global de Política de Innovación del ITIF.

Advirtió que las claves de innovación para México son: incrementar la inversión en IyD, aumentar la política de impuestos para estimular la IyD y la actividad de innovación, incrementar la inversión en educación, continuar con el apoyo a los emprendedores, fortalecer la parte de derechos de autor y reforzar el comercio y la liberalización de FDI.

“El gobierno lo sabe, no hay otro camino que invertir más en capital humano y educación y el número de graduados en el área de las ciencias”, concluyó el ponente.

Interesante pipeline
“El mayor impacto de la innovación es cuando salva vidas. La innovación en medicina salva millones de vidas cada año y está transformando cómo la gente se trata y cura”, resaltó en su presentación Joe Damond, vicepresidente senior de Asuntos Internacionales de Biotechnology Innovation Organization, BIO.

El directivo explicó a la audiencia que el pipeline actual de medicamentos a nivel mundial se ubica, sobre todo, en desarrollos para combatir el cáncer, desórdenes cardiometabólicos, diabetes, SIDA, enfermedades inmunológicas, padecimientos infecciosos, desórdenes mentales y neurológicos.

La mayoría de las empresas que trabajan en innovaciones biotecnológicas son pequeñas, o bien, son compañías que no obtienen utilidades de sus investigaciones. “Para resolver el desarrollo de medicamentos de forma más eficiente, se requiere de más investigadores y que el gobierno y la industria trabajen juntos y de la mano”.

Un fuerte impacto
En la parte del Impacto económico y social de las enfermedades no transmisibles, el moderador fue Enrique Ruelas, asesor senior de Albright Stonebridge Group; y participaron Kenneth Thorpe, del Department of Health Policy and Management, Partnership to Fight Chronic Disease, PFCD; Eduardo González Pier, experto en Salud Pública; y Frank Lichtenberg, courtney C. Brown Professor of Business, Universidad de Columbia.

Kenneth E. Thorpe abundó sobre El creciente aumento de las enfermedades crónicas en México y afirmó que las enfermedades crónicas no transmisibles (ECNT) matan a 38 millones de personas cada año.

Alrededor de tres cuartas partes de las muertes por ECNT ocurren en países de bajos y medianos ingresos. “16 millones de muertes por ECNT ocurren antes de los 70 años; 82% de esas muertes prematuras acontecen en países de bajos y medianos ingresos”.

Las enfermedades cardiovasculares, resaltó, representan la mayoría de los decesos por ECNT, 7.5 millones de personas al año, seguidas por el cáncer (8.2 millones), las enfermedades respiratorias (4 millones) y la diabetes (1.5 millones). Estos cuatro grupos de enfermedades representan 82% de las muertes por ECNT.

Reiteró que cuatro condiciones crónicas: enfermedad renal, diabetes, hipertensión y enfermedades del corazón, representan 88% de los gastos en enfermedades crónicas, que es un gasto catastrófico para el sistema de salud mexicano.


Hacia la longevidad
Al hablar sobre el tema: El impacto de la innovación farmacéutica en mortalidad por cáncer en México, 1998-2014, Frank R. Lichtenberg de la Columbia University y el National Bureau of Economic Research, expresó que el incremento en la longevidad es una parte importante del crecimiento económico ampliamente definida.

En 1960, recordó, la esperanza de vida en México era de 57.1 años, mientras que ahora, en 2017, ha aumentado a 77.1 años. “Las mejoras en status de salud han sido un contribuyente importante al bienestar económico durante el siglo XX. En una primera aproximación, el valor económico del aumento en la esperanza de vida en los últimos 100 años es tan grande como el valor del crecimiento en bienes y servicios que no son de salud”, indicó Bordhaus en 2005.

Resaltó que las estimaciones indican que el lanzamiento de nuevos fármacos redujo la mortalidad por cáncer de dos maneras: al reducir la probabilidad de que la gente muriera de cáncer; y aumentar la edad media en la cual las personas murieron de cáncer.

Enfermedad y calidad de vida
En marco del panel Impacto de la enfermedad en la calidad de vida de los pacientes, el moderador fue Héctor Valle, presidente de la Wellness Foundation, y participaron Carlos Castro, presidente ejecutivo de Asociación ALE; Mayra Galindo, directora general de la Asociación Mexicana de Lucha contra el Cáncer, y Luis Adrián Quiroz, coordinador general de Derechohabientes Viviendo con VIH-SIDA del IMSS (DVVIMSS).

En el panel Optimizando los resultados en salud, la moderadora fue Patricia Faci, directora de Asuntos Externos, Comunicación y Desarrollo de Negocio, MSD; y participaron Felipe Villar, director del Proyecto EFE 1; Javier Picó, director de LSC Consultor; y Xavier Valdés, gerente general México y Centroamérica en Quintiles-IMS.

En este espacio se destacó que la industria que representa el Sistema Mundial de Salud está considerada en 3.5 trillones de dólares, se estima que 50% del equipo médico no se utiliza debido a ausencia de partes o mantenimiento; 40% de los pagos en servicios de salud en México proceden de los propios usuarios y el gasto público en atención médica representa 3.2% del PIB.

Un evento referente y necesario
El evento concluyó con unas breves palabras de José Narro Robles, secretario de Salud, quien destacó que esta Semana de la Innovación de la AMIIF se esté convirtiendo, poco a poco, en un referente y en un evento necesario y obligado del sector.

El ex rector de la Máxima Casa de Estudios hizo votos para que este evento se repita el próximo año y deseó que los trabajos realizados se traduzcan pronto en un mejor entendimiento del sector y de la IF para que, a su vez, se convierta en mejores políticas públicas de salud que favorezcan a la población.