PSP en la IF

Publirreportajes
Typography

Doctor Oscar Martinez

Doctor Óscar Martínez

Es médico cirujano de la Universidad Anáhuac y hoy por hoy es director de estrategia y desarrollo de negocios en SOHIN.

oscar.m@sohin.mx

Las iniciativas para generar valor agregado a los pacientes no son nuevas en la IF, por el contrario, ésta es una tendencia creciente en el sector, sobre todo por la necesidad de incrementar la adherencia terapéutica a los tratamientos y mejorar las condiciones de acceso

Conversamos con el doctor Óscar Martínez, responsable del desarrollo de programas de pacientes para la IF de uno de estos proveedores sobre las opciones que las áreas médicas y de Marketing tienen en la actualidad para la contratación de este tipo de servicios.

¿Qué busca un laboratorio farmacéutico en un Programa de Atención a Pacientes (PSP, por sus siglas en inglés)?
En las enfermedades crónico-degenerativas es en donde un PSP genera mayor valor: el paciente se ve beneficiado con descuentos y servicios, el médico incrementa el éxito de su prescripción y, por tanto, mejora su experiencia con la marca, mientras el laboratorio fideliza a ambos actores.

En la oferta tradicional de servicios, se cubren tres necesidades básicas: información sobre la prescripción, adherencia terapéutica y fármaco-vigilancia.

¿Cuáles son las barreras que enfrenta un PSP?
Son muchas, pareciera que los PSP son más un nice to have de las empresas que un programa robusto que articule los objetivos de una marca. Las más importantes en mi opinión son:

• Afiliación insuficiente de pacientes a los programas, porque por lo regular éstos dependen, de forma exclusiva, de que sea el paciente quien active su vinculación.
• Limitados beneficios al paciente.
• Transferir un valor tangible al médico.
• Pobre o nula percepción de los beneficios al asegurador (público o privado).
• Dificultades para controlar el acceso adecuado a los medicamentos.
• Insuficientes elementos para justificar el retorno de inversión a las compañías.

• Las condiciones de compliance actuales, dificultan también el control de la implementación del proveedor de los programas.
• Cuando un PSP no forma parte de las decisiones estratégicas de las compañías, la rotación de personal dentro de la industria amenaza el largo plazo de estas iniciativas.

¿Cuál es la propuesta de su organización?
Proponemos un cambio de paradigma: que el protagonista del programa sea el paciente y no el producto y su marca, de tal suerte que los objetivos estén centrados en maximizar valor a quien vive con un padecimiento crónico. De esta manera, los intereses de todos los actores en la cadena de valor son alineados en relación al paciente y los resultados cuantitativos vendrán como consecuencia de ello. En otras palabras, es asegurar el principio ético por el que existe el sector salud.

¿Cuáles son los diferenciadores de su servicio?
Nuestro modelo de atención se basa en la asignación de un concierge® especializado que asegura la atención personalizada necesaria en este tipo de pacientes. A diferencia de un call center, en nuestro caso el paciente y su familia hablan siempre con la misma persona de contacto, lo que fortalece un vínculo de confianza que nos permite desarrollar protocolos de apoyo individualizados en los que incluso podemos emplear tecnologías de diagnóstico genético enfocadas en la medicina personalizada, que es el futuro de la atención en salud. Realizamos un abordaje holístico del paciente, que alcanza a la familia y cuidadores, el médico tratante, los prestadores de servicios y las aseguradoras, con quienes tenemos relaciones directas y programas activos que nos permiten detectar con precisión a quienes pueden pertenecer a un PSP.